Una investigación suya ha desvelado que medios rusos como RT y Sputnik fueron de los más influyentes -por encima de grandes cabeceras españolas- en la conversación digital sobre Cataluña en los días previos e inmediatamente posteriores a la celebración del referéndum ilegal. Es la principal conclusión a la que ha llegado Javier Lesaca (Pamplona, 1981), investigador visitante desde hace dos años en la Escuela de Medios y Asuntos Públicos de la George Washington University (Wahington DC), tras analizar más de cinco millones de mensajes difundidos en las redes sociales (Twitter, Facebook, Youtube e Instagram) y en medios digitales en los que se utilizó la palabra ‘Cataluña’ en español, catalán e inglés.

Máster en Estudios Árabes por la Universidad de Georgetown, Lesaca ha partido de la misma hipótesis y ha utilizado las mismas herramientas de big data para esta investigación que las que  viene empleando desde hace tres años en el análisis de la disrupción digital del ISIS, eje de la conferencia que ofrece este miércoles en Bruselas en un acto organizado por el Club de Madrid y la Comisión Europea. En la víspera, atiende la llamada de El Independiente y lanza una advertencia: “Es urgente adaptar las estructuras  del Estado a vigilar este tipo de acciones. Las guerras de opinión pública se han constatado como un elemento eficaz para desestabilizar a gobiernos”.

PREGUNTA.-¿La propaganda rusa es la ‘ganadora’ del conflicto catalán?
RESPUESTA.-Es muy difícil evaluar el verdadero impacto final de las guerras de disrupción digital y medir el efecto final que han causado en la forma de pensar de las audiencias. La investigación puede demostrar que las noticias de RT y Sputnik fueron las cuartas más compartidas en la conversación digital sobre Cataluña del 29 de septiembre al 5 de octubre, por delante de la mayoría de medios españoles y extranjeros. Un análisis de las cuentas más activas en la distribución de estos contenidos evidencia que prácticamente el 90% de ellas presenta signos de estar controladas por robots de forma artificial. Estos datos sugieren que ha habido un intento deliberado por posicionar de manera artificial a RT y Sputnik entre los medios más influyentes a la hora de informar sobre el referéndum de Cataluña.

¿Kremlin? Lo único que se puede probar es el intento deliberado por posicionar a medios rusos en la conversación digital sobre un asunto que afecta a España”

P.-Pero era previsible esa actuación coordinada después de los antecedentes del referéndum del Brexit y de las últimas elecciones presidenciales en EEUU, ¿no?
R.-Este tipo de acciones de influencia sobre la opinión pública por parte de agentes externos es relativamente nuevo. Efectivamente, hay indicios de acciones y comportamientos similares en otros países y todo hace pensar que continuarán en el futuro.

P.-¿El Kremlin mueve en la sombra los hilos de esa estrategia?
R.-Lo desconozco. Lo único que se puede probar con datos es que hay un intento deliberado por posicionar a medios rusos como agentes de comunicación influyentes en la conversación digital sobre un asunto que afecta a España. Vincularlo a organizaciones o países concretos requiere más investigación.

P.-¿Quiénes son los actores?
R.-Ésa es la clave. Entre las 65 cuentas más activas a la hora de difundir contenido de RT y Sputnik, el 87% son cuentas anónimas que es muy complicado de ubicar e identificar.

El 30% de las cuentas más activas en difundir el contenido de ‘Sputnik’ y ‘RT’ tienen la geolocalización activada en Venezuela o forman parte de redes de apoyo al chavismo”

P.-¿Qué papel han desempeñado las redes chavistas en la difusión pública de mensajes a favor del independentismo?
R.-El único dato objetivo es que el 30% de las cuentas más activas en difundir el contenido de Sputnik y RT tienen la geolocalización activada en Venezuela o forman parte de redes de apoyo al chavismo. El resto tiene deshabilitada esa función.

P.-¿La UE está minusvalorando la injerencia rusa en los procesos democráticos de países europeos?
R.-Por la información que leo en los medios de comunicación, creo que hay un verdadero interés por entender este fenómeno y afrontarlo de manera eficaz.

P.-¿Qué opinión le merece la propuesta que ha hecho esta semana España para que se cree un grupo estratégico en la Unión Europea que permita combatir estas redes de desinformación?
R.-Muy necesaria.

Las guerras de opinión pública se han constatado en los últimos años como un elemento eficaz para desestabilizar a gobiernos o estados”

P.-¿Por qué? Explíquese…
R.-Las disrupciones digitales por parte de grupos subnacionales extremistas o de otros gobiernos con el objetivo de dañar la imagen de instituciones se ha convertido en una herramienta recurrente en los últimos años. Es urgente adaptar las estructuras  del Estado a vigilar este tipo de acciones y darle una respuesta, ya que afecta a la gobernanza de un país y a la forma en que se relaciona el ciudadano. Las guerras de opinión pública se han constatado como un elemento eficaz para desestabilizar a gobiernos o estados.

P.-¿El Gobierno español debería investigar la interferencia rusa en el conflicto de Cataluña?
R.-El Gobierno español tiene la obligación de entender de qué manera se conforma la opinión pública y de investigar intentos artificiales o deliberados por dañar la imagen y la reputación de las instituciones públicas. En cualquier caso, esto debe de realizarse con absoluto respeto a la libertad de expresión y de opinión de los medios y de las personas.

P.-¿El CNI se ha quedado obsoleto? ¿España tiene bien cubierta la lucha contra la propaganda en internet?
R.-Estoy convencido de que España cuenta con los mejores profesionales para hacer frente a este reto. En cualquier caso, los retos son cada vez más novedosos y los cambios más rápidos, por eso en determinadas ocasiones cuesta más tiempo adaptarse. Pero, personalmente, confío en las instituciones y en las personas que trabajan en ellas.

Hay que trabajar con las empresas de tecnología para eliminar de sus plataformas estructuras y perfiles que trabajan desde la ocultación y el anonimato”

P.-¿Cómo se puede desmontar ese andamiaje en las redes sociales?
R.-El primer paso es detectar los ejércitos de cuentas falsas que trabajan por erosionar la imagen de las instituciones públicas de un país. No es tarea fácil. Requiere sistematicidad y recursos. El siguiente paso es trabajar con las empresas de tecnología por eliminar de sus plataformas estructuras y perfiles que trabajan desde la ocultación y el anonimato por difundir noticias falsas o medias verdades. El tercer paso es educar a la opinión pública en el buen uso de las redes sociales y en la importancia de verificar las fuentes, la trazabilidad y la credibilidad de la información y las noticias que reciben.

P.-¿La reciente reunión del empresario pro-independentista Oriol Soler con Julian Assange en la Embajada de Ecuador en Londres debe interpretarse como un encuentro preparatorio con vistas a la campaña de comunicación del 21-D?
R.-Desconozco cualquier tipo de detalle sobre esa reunión, más allá de la fotografía que vi en medios de comunicación.

P.-¿Cuál pronostica que será el próximo acontecimiento en que Rusia tratará de influir desde el punto de vista de la opinión pública?
R.-Lo desconozco.