La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha mantenido este martes un encuentro privado de cerca de media hora con el diputado de ERC, Gabriel Rufián, en el que ha abroncado al parlamentario por sus intervenciones en el Congreso durante las últimas semanas. “No me montes un numerito cada miércoles”, le ha dicho Pastor a Rufián, según ha podido conocer El Independiente en fuentes próximas a los participantes en la reunión. “Esto no puede seguir así”, ha rematado la presidenta de la Cámara.

Pastor ya mostró su intención de apercibir al diputado independentista la pasada semana, después de que Rufián interviniese en el Congreso mostrando unas esposas que usaba para criticar la política del Gobierno en Cataluña. “Esto es su política, esto es su programa electoral, este es el diálogo que aplicó a nuestros compañeros, al gobierno legítimo de Cataluña. Ojalá M punto Rajoy tenga un día una de éstas”, dijo el representante de ERC durante la última sesión de control.

No era la primera vez que se expresaba con accesorios. Ya lo hizo antes del referéndum ilegal del 1 de octubre, cuando mostró a toda la Cámara una voluminosa impresora con la que pretendía ejemplificar que ningún esfuerzo por parte del Estado detendría a los ciudadanos que quisieran imprimir papeletas en su propia casa.

Según fuentes cercanas al encuentro que este martes han mantenido Pastor y Rufián, el diputado de ERC se ha mostrado cordial durante toda la reunión, que ha abandonado sin hacer declaraciones. La prueba de fuego para conocer si la reunión ha resultado útil tendrá lugar este mismo miércoles.

En la sesión de control, Gabriel Rufián tiene previsto preguntar al presidente del Gobierno si respetará los resultados de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre en caso de que el independentismo resulte victorioso. Si Rufián persiste en la teatralización y los exabruptos, personas próximas a la presidenta del Congreso trasladan que Pastor “no se va a cortar” en el que caso de que tenga que quitarle la palabra.