Política

La Guardia Civil atribuye a Marta Rovira un papel clave en el referéndum del 1-O

Marta Rovira.

Marta Rovira. EFE

Las escuchas interceptadas por la Guardia Civil en el marco de la investigación que coordina el Juzgado de Instrucción nº 13 de Barcelona apuntan a la dirigente de ERC Marta Rovira como figura clave en la logística y organización del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre. En varias de las comunicaciones intervenidas a Josep María Jové, hombre cercano a Oriol Junqueras en la vicepresidencia de la Generalitat, el nombre de Rovira sale a relucir en numerosas ocasiones.

Por lo que se desprende de esos audios, Rovira tuvo un papel especialmente relevante en la organización del referéndum en la ciudad de Barcelona, elaborando planes de contingencia para el caso de que la alcaldesa Ada Colau finalmente decidiera no ceder espacios públicos para su celebración. «Marta me había encomendado que haga un listado sobre todo de colegios de curas y monjas», dice Jové en una de las conversaciones, en referencia a Rovira, que habría tratado de diseñar varios planes alternativos.

Uno de ellos, según apuntan los investigadores y adelantan este lunes distintos medios de comunicación, pasaba por establecer un listado de colegios privados religiosos y adjudicarles una nota del 1 al 3 en función de su simpatía con el procés y las opciones de que aceptasen colaborar como colegios electorales. Por esto, entre otras cosas, los agentes escriben en sus informes que pese a que Jové es una figura central en la organización logística de la consulta, «a raíz de la intervención telefónica se ha podido observar que daría cuenta de su actividad y recibiría instrucciones de la cúpula de Esquerra Republicana de Cataluña, especialmente de Marta Rovira Verges».

Los investigadores también subrayan que Rovira participó activamente en las reuniones que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras mantenían con empresarios del sector informático para reclutar a las empresas encargadas del censo y el recuento electrónico de votos. La Guardia Civil abunda en este extremo y asegura que en una de las reuniones una empresa recibió una oferta de medio millón de euros por llevar a cabo esta actividad, una oferta que más tarde crecería hasta los dos millones. Ninguna de las empresas ofrecidas aceptó, por miedo a las responsabilidades posteriores.

El informe, con el que ya cuenta el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, también señala el rol de Marta Rovira, secretaria general de ERC y portavoz parlamentaria, en el comité estratégico del independentismo, cuya existencia revela el documento EnfoCATS que contiene su hoja de ruta al completo. Como en el caso de Anna Gabriel, el magistrado podría valorar en los próximos días la imputación de Rovira, pese a no haber pertenecido oficialmente al Govern de la Generalitat.

Comentar ()