La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha advertido de que la convocatoria de 2000 plazas de profesores en Cataluña anunciada hoy por el Ministerio de Educación no será la única decisión ejecutiva del Gobierno en su papel de gestor de la administración autonómica en aplicación del artículo 155.

«En las próximas semanas habrá bastantes más» decisiones de este tipo, ha asegurado Santamaria, «una vez que ya se ha tomado contacto con la tarea ejecutiva de la administración». El Gobierno da pues por concluido el periodo de toma de contacto con la administración ordinaria de la Generalitat y cree llegado el momento de empezar a gestionar realmente la autonomía para evitar un bloqueo de sus servicios públicos.

Santamaría se ha referido además a otras decisiones adoptadas en materia de medio ambiente y parques naturales, así como en el ámbito de la cultura, para concluir que el ejecutivo quiere normalizar su gestión ejecutiva al frente de la Generalitat.

«La administración no se puede parar» ha añadido la vicepresidenta del Gobierno, que ha insistido en el éxito de la aplicación del 155 para normalizar la situación en Cataluña y ha señalado que «tenemos la obligación ante los ciudadanos de mantener los servicios públicos».

En este contexto, ha agradecido la colaboración de los funcionarios autonómicos para facilitar la toma de una decisión que «es una buena consolidación del empleo en el ámbito de la educación». Una convocatoria en la que Santamaría ha negado que vaya a tener ninguna incidencia las denuncias de sesgo ideológico y adoctrinamiento en las aulas catalanas que tanto su partido como C’s han realizado en las últimas semanas.

«Haremos la convocatoria como se han venido haciendo» ha zanjado la vicepresidenta mostrando una vez más la distancia entre el discurso de un PP en campaña que incide un día tras otro en el partidismo de medios y escuela pública catalanes y las decisiones del Gobierno, empeñado en hacer de la aplicación del 155 un modelo de neutralidad gestora.

Junqueras debe pedir perdón a los catalanes

«Además de darles explicaciones a los jueces, los independentistas deben muchas explicaciones a los catalanes de por qué les han hecho el daño social y económico que les han hecho con todo el procés para al final venir a reconocer que tienen que acatar la ley”.

La vicepresidenta se ha referido así al cambio de discurso de Oriol Junqueras y los ex consejeros encarcelados por orden de la Audiencia Nacional que hoy han hecho pública su aceptación de la aplicación del 155 para pedir su libertad condicional.

Santamaría se ha limitado ha hacer una “valoración política” para señalar que esta decisión demuestra “la fortaleza del estado de derecho” y ha evitado entrar en las consecuencias jurídicas de esta nueva postura, pero ha lamentado las consecuencias de un proceso independentista, pero ha apuntado que «habrá que rehabilitar la convivencia en Cataluña como se ha rehabilitado este edificio» ha señalado tras visitar el recinto modernista del Hospital de Sant Pau.

Santamaría ha señalado además que «todo el mundo y especialmente los catalanes se hubieran ahorrado muchos disgustos, especialmente desde el punto de vista de la fractura social y también del económico, si en lugar de haberse defendido lo que han defendido por los cauces de la absoluta ilegalidad se hubiera hecho respetando la democracia”.