Lo han afirmado sin paños calientes y conscientes de que su afirmación es un mazazo para las cientos de familias de víctimas de ETA que aún albergan algún atisbo de justicia. El tiempo corre en contra de los expedientes relativos al asesinato de su ser querido y en la mayoría de los casos, camino de la impunidad. Cualquier averiguación e investigación de los más de 300 crímenes sin resolver que aún existen en España sobre la banda terrorista o no será posible o si lo es, difícilmente permitirá resolver los expedientes. “Tenemos que ser realistas”, ha asegurado esta mañana en Bilbao el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, “haremos todo lo posible pero el tiempo corre en nuestra contra”.

A su lado, el fiscal Miguel Ángel Carballo ha certificado el análisis. Lo ha hecho asegurando que en este tiempo en el que ETA ya no mata “paradógicamente se puede decir que puede ser uno de los peores para las víctimas del terrorismo por el riesgo de que la distancia temporal con los atentados nos haga perder la óptica, su importancia y peso. Ahora puede ser una tentación fácil minusvalorar la importancia de las víctimas”, ha asegurado.

Hoy puede ser uno de los peores momentos para las víctimas por el riesgo de que el paso del tiempo nos haga perder la óptica y su importancia”

Durante unas jornadas tituladas ‘La justicia frente al terrorismo’, celebradas en Bilbao -organizadas por el Memorial de Víctimas del Terrorismo, la UPV y el Instituto Valentín de Foronda-, el presidente de la Audiencia Nacional ha asegurado que desde su creación, este tribunal asumió el compromiso de defender la “justicia, memoria y dignidad de las víctimas y lo seguiremos haciendo”. Ha subrayado que sin ETA activa la Audiencia Nacional “hará lo posible” para localizar todos los expedientes relativos a los crímenes de la banda para que, pese a todo, en los casos que sea posible “se juzguen todos los hechos, estaremos ahí”.

Reconstruir los hechos en favor de la ‘memoria’

Navarro ha apuntado que alrededor del 90% de los expedientes de los crímenes de ETA han sido ya localizados. Algunos jamás se podrán recuperar tras haber sido expurgados. Documentación que está siendo digitalizada y que pone a disposición de las asociaciones de víctimas para satisfacer “su derecho a la verdad”. Navarro ha apuntado que pese a las dificultades la AN seguirá investigando y persiguiendo “todos los delitos que son de nuestra competencia”: “Seguiremos intentando reconstruirlo los hechos y favoreciendo la memoria de las víctimas”.

Un deseo que sin embargo se topará con el paso del tiempo. El fiscal Carballo ha recordado que en muchos casos se habla de atentados ocurridos hace 15 ó 20 años, “algunos huelen a polvo”, ha dicho, y que retomarlos casi cuatro lustros después es una tarea compleja que en muy pocos casos podría llevar a su esclarecimiento. “Corremos contra el tiempo”, ha apuntado. Ha recordado que sobre estos casos pesa no sólo la amenaza de la prescripción sino también de la complejidad que entraña reabrir una investigación de crímenes ocurridos hace tanto tiempo, “te puedes encontrar con procedimientos prescritos, con testigos ya fallecidos o que tanto tiempo después no recuerdan hechos de hace 20 años o incluso con diligencias judiciales que hoy serían declaradas nulas, pruebas de las que no se podrías hacer uso”.

Corremos contra el tiempo. Ante delitos de hace 20 años te puedes encontrar con casos prescritos, testigos fallecidos o pruebas que hoy serían nulas”

En su opinión, la dificultad de la investigación es evidente y posiblemente no se logre esclarecer ninguno o casi ninguno, pero al menos ese material tendrá un valor indudable para un memorial que recuerde la historia de España”.

Carballo ha lamentado que en muchos de los expedientes las dificultades provienen de las circunstancias en las que durante décadas la Justicia española tuvo que hacer frente a los crímenes de ETA. Ha recordado cómo la falta de colaboración de Francia durante décadas complicó sobremanera esclarecer una buena parte de ellos. Ha lamentado que numerosos casos hayan prescrito sin que se condene a sus autores, una circunstancia que sitúa en que “el legislador español no lo tenía previsto, tampoco con la duración de las penas”: “No previó la necesidad de la imprescriptibilidad y eso es algo contra lo que no podemos luchar”.

Apoyo legislativo al delito de odio

Por último, preguntado por la aplicación que de delitos como el de odio o terrorismo se realiza actualmente por parte de los tribunales de Justicia en España, el presidente de la AN ha asegurado que la respuesta ante delitos como el de “humillación y apología” está siendo “contundente” y en lo relativo al de terrorismo “es una cuestión de los legisladores”. Por su parte el fiscal Carballo ha señalado que el delito de odio “es complicado” y se ha mostrado partidario a “albergar algún avance legislativo a la vista del resultado que ha tenido su aplicación”.

El fiscal Carballo reclama “algún avance legislativo” a la vista del resultado que ha tenido la aplicación del delito de odio.

Navarro ha defendido la labor realizada en los últimos 40 años por la Audiencia Nacional en la lucha contra el terrorismo. Ha señalado que para muchos países, en especial latinoamericanos es una institución “modélica” a la que acuden para conocer “como funcionamos y en especial lo relativo a nuestro tratamiento de las víctimas”. Carballo ha defendido a la AN no como un tribunal “de excepción” sino plenamente “ordinario” que aplica “las mismas normas de procedimiento que el resto de tribunales y cuya diferencia es la especialización que le dota de mayores medios de investigación pero plenamente ordinario”.