Mariano Rajoy ha vuelto este sábado a Cataluña para anunciar que la recuperación de la normalidad está en marcha y dejar claro que el procés es ya algo del pasado. “El cuento del independentismo no da más de sí, nadie lo apoya” ha asegurado en una comida con militantes populares en Mataró (Barcelona) en la que tanto él como el candidato, Xavier García Albiol, han insistido en que suyo es el mérito de la aplicación del 155, pese a las proclamas de C’s, que de momento es la formación que mejor capitaliza la intervención en las encuestas.

El presidente del Gobierno ha defendido la convocatoria de las elecciones del 21-D, unas elecciones, ha dicho, “para romper el ensimismamiento, abrir las ventanas y dejar que corra el aire. Ya es hora de que se hable de cosas distintas al procés”. Todo ello tras una mañana de paseo preelectoral por Castelldefels en la que los vecinos les han trasladado su gratitud por la progresiva vuelta a la normalidad institucional, según los dirigentes populares.

“El procés ha acabado, aunque ha acabado mal, pero la vida de la gente continúa” ha anunciado Rajoy, que ha acusado al anterior gobierno catalán de haber olvidado la gestión de los “problemas reales de la gente” perdido en atender sólo a sus “ensoñaciones”. “Los derechos de las personas son mas importantes que los de los territorios” ha añadido en este sentido.

La solución ha comenzado

“La solución a tanto despropósito, a la deriva independentista, empezó con la activación del 155” ha señalado, un artículo 155 “que activó el Gobierno del PP” ha añadido en referencia a C’s, cuyo líder, Albert Rivera, insiste en que fue la presión de su partido la que llevó al Ejecutivo a la aplicación exprés de la medida para convocar elecciones en Cataluña. Un artículo que “ha dejado de ser un fantasma” ha añadido para dejar claro que ahora “todo el mundo sabe lo que es” y defender que se trata de un “mecanismo excepcional para responder a desafío excepcional”.

Rajoy ha defendido además la decisión de convocar esos comicios asumiendo para ello una potestad atribuida al presidente de la Generalitat porque “otros no quisieron, no se atrevieron o no les dejaron, o dos de esos argumentos a la vez”. Y ha recordado que se trata de unas elecciones “convocadas con arreglo a la ley” para recordar que “convocar a la gente sin respetar la ley no es democracia”.

Respecto al papel de su partido, el líder del PP ha defendido a Xavier García Albiol -“nuestro candidato” ha señalado por si hay dudas, ante las magras expectativas electorales- y ha recordado a los votantes que la suya es una candidatura previsible con la que no habrá pactos poselectorales sorpresivos. “Todo el mundo sabe qué va a hacer el PP catalán con los votos, ni se vas a entender con los independentistas ni con la extrema izquierda que acude al Tribunal Constitucional para que no se aplique el 155” ha apuntado en referencia a Podemos y la alianza con el PSC con la que se viene especulando desde el inicio de a precampaña. “Este no es momento de ocurrencias”.

El PP, ha concluido, “es un valor seguro”. Como muestra, ha desgranado un programa centrado en “recuperar la normalidad, generar tranquilidad, procurar por la convivencia y acabar con las tensiones”. Todo ello, ha añadido, “con un gobierno que respete la ley y los valores europeos”.

En este contexto, Rajoy ha lanzado un dardo al ex president Carles Puigdemont al que ha advertido de que “sería conveniente que dejara de arremeter contra quienes dirigen Europa, en la vida conviene elegir bien a los enemigos porque sino acabas teniendo problemas”.

Ni yo ni muchos catalanes les perdonamos el sufrimiento y el dolor que han provocado en la sociedad catalana”, avisa Albiol

El candidato a la Generalitat, ha agradecido a Rajoy esa aplicación del 155 para devolver la normalidad a Cataluña y ha advertido a los líderes del procés, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, que “la vía judicial tiene su camino que no se mezcla con a política, pero que tengan claro que ni yo ni muchos catalanes les perdonamos el sufrimiento y el dolor que han provocado en la sociedad catalana”.

Por ello, Albiol ha mostrado su confianza en que el 21D “los catalanes les manden a la oposición”, porque a su juicio “el independentismo no está legitimado para volver a gobernar Cataluña a partir del 21D por la crisis que ha provocado, suficiente daño han hecho y suficientes problemas han creado”.