PolíticaELECCIONES CATALUÑA 21-D

Pablo Iglesias se pliega a ERC y recurrirá el artículo 155 ante el Constitucional

Podemos busca rentabilizar su oposición al 155 y presentará el recurso de inconstitucionalidad el próximo lunes para arrancar la campaña electoral y captar a los votantes de ERC

logo
Pablo Iglesias se pliega a ERC y recurrirá el artículo 155 ante el Constitucional
Irene Montero y Pablo Iglesias conversan en el escaño.

Irene Montero y Pablo Iglesias conversan en sus escaños del Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este jueves que el grupo de Unidos Podemos-En Comú-En Marea está preparando un recurso para llevar al Tribunal Constitucional la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña por parte del Gobierno.

Podemos ha rechazado la aplicación del 155 desde que el Gobierno comenzó a barajar esta medida. No obstante, hasta ahora no había apostado públicamente por recurrirlo ante los tribunales; una posibilidad que sí puso sobre la mesa su socio catalán de En Comú, pero sin llegar a ponerla en marcha, hasta este momento.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado este jueves que el grupo de Unidos Podemos-En Comú-En Marea presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña por parte del Gobierno. El grupo confederal presentará el documento ante el Alto tribunal el próximo lunes 4 de diciembre, coincidiendo con el inicio de campaña para las elecciones del 21-D. El partido reacciona así a la petición de ERC, que unas horas antes le llamó a abrir esta vía para declarar esta medida inconstitucional.

“Lo vamos a recurrir en breve. Estamos firmando para recurrirlo”, ha afirmado el líder del partido morado a preguntas de los medios en los pasillos del Congreso, un día después de que ERC retara a Unidos Podemos-En Comú-En Marea a promover dicho recurso de inconstitucionalidad, al contar con los 50 diputados necesarios que se necesitan para hacerlo. Los morados comienzan la campaña lanzando un guiño directo al electorado del partido republicano. Con este último movimiento, se presentan como un partido con el poder y institucional suficiente para interceder por Cataluña a nivel nacional; un elemento que, confían, pueda ayudarles a sumar apoyos en los comicios de diciembre.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, se ha felicitado de inmediato por esta iniciativa, aunque ha puesto de manifiesto la tardanza en llevarla a cabo, a causa de la división interna de Podemos a raíz del conflicto catalán, la polémica por su estrategia y la disidencia de fundadores del partido como Carolina Bescansa, purgada tras sus críticas. “Lo celebramos”, ha manifestado Tardá en una rueda de prensa en el Congreso. “Nos parecía que estaban tardando demasiado”, ha señalado. El diputado catalán no ha querido entrar a valorar si la decisión de Podemos es consecuencia directa de su petición, y ha confirmado que el partido no les ha invitado a sumar sus firmas al recurso, “pero si deciden invitarnos, digamos que nos añadiríamos”; ha puntualizado.

El diputado del PdeCat Jordi Xuclá ha afirmado, en los pasillos del Congreso, que el partido de Carles Puigdemont y el de Iglesias habían mantenido contactos e “intercambiado textos” para presentar como el recurso, avanzando que la iniciativa judicial se presentaría conjuntamente y que esta operación  estaba “avanzada”.

Los de Iglesias han tenido que salir a negar la mayor. El partido morado no tiene intención de sumar a fuerzas independentistas, en plena estrategia por marcar perfil propio tras las críticas por su acercamiento a estas tesis . “Lo vamos a hacer nosotros solos, solo nuestro grupo parlamentario, sin la participación de otros grupos”, ha señalado el diputado de En Comú Podem, Josep Vendrell, en rueda de prensa convocada de urgencia en el Congreso. “Desde luego no lo vamos a hacer con aquellos que han contribuido también a la situación en la que nos encontramos en este momento”, ha añadido, tratando de endurecer el discurso contra los soberanistas, a quienes acusa de ser “corresponsables” de la situación actual.

Con este movimiento, Podemos intenta deshacerse de las acusaciones que le han relacionado con el sector independentista. En esta línea han ido los últimos movimientos de Pablo Iglesias. En un gesto de especial simbolismo, y con el fin de marcar distancias con los separatistas, el líder de Podemos anunció este miércoles que irá a los actos oficiales del Día de la Constitución en el Congreso de los Diputados, a diferencia del año pasado, y que llevará consigo a la plana mayor  del partido.

El partido también presentará el recurso de inconstitucionalidad en solitario para ensalzarse como única formación capaz de emprender una ofensiva judicial  de este tipo a nivel nacional. El dirigente morado ha insistido especialmente en destacar este punto: “No necesitamos otros grupos”, “lo vamos a hacer porque lo podemos hacer, porque tenemos estos 50 diputados que pueden hacerlo”, ha señalado Vendrell, que ha atribuido el mérito de la iniciativa a Catalunya En Comú Podem, el partido de Ada Colau y Xavi Domènech. “Estará liderado por En Comú Podem porque tenemos aliados en el Estado, a diferencia de otras fuerzas políticas”, ha dicho, en referencia al resto de confluencias moradas que integran el grupo confederal de Unidos Podemos.

Podemos ha rechazado la aplicación del 155 desde que el Gobierno comenzó a barajar esta medida. No obstante, hasta ahora no había apostado públicamente por recurrirlo ante los tribunales; una posibilidad que sí puso sobre la mesa su socio catalán de En Comú, pero sin llegar a ponerla en marcha, hasta este momento.

El partido ha tardado más de un mes desde que el pasado 28 de octubre una mayoría en el Senado aprobó la aplicación de la medida, una tardanza que los comuns atribuyen al trabajo para elaborar un recurso que, a diferencia de otras ocasiones, va contra la aplicación de un artículo constitucional en lugar de apelar a una Ley Orgánica, como es habitual. Lo que sí recurrió a finales de septiembre el grupo confederal, antes de que tuviera lugar el referéndum del 1 de octubre, ante el Tribunal Supremo, fueron los controles impuestos por Hacienda a la Generalitat de Cataluña, porque entendeían que suponían la intervención de facto de la comunidad autónoma.

El pacto ERC-Podemos, en el horizonte

La alianza entre ERC y Podemos tras las elecciones del 21 de diciembre son una posibilidad que está en el horizonte. Ambas partes han mostrado su interés por crear un bloque de izquierdas en Cataluña y Pablo Iglesias ha apostado abiertamente por esta opción. Los morados señalan que este acuerdo rompería la dinámica de bloques entre nacionalistas y no nacionalistas gracias a la propuesta de Podemos de un referéndum pactado con el Estado. Una alianza “transversal” que se vertebraría en “políticas sociales”, según señalan los comuns, liderados por Ada Colau y su candidato Xavi Doménech.

La relación entre ambas fuerzas se hizo evidente en la cena secreta que mantuvieron el entonces vicepresident de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, con Iglesias y Domènech en la casa del multimillonario Jaume Roures. el mismo día de la manifestación en Barcelona por los atentados terroristas de agosto  En aquella reunión se abordó la posibilidad de un Gobierno de Cataluña conjunto en el caso de que se convocaran elecciones, como efectivamente ha ocurrido; también se habló sobre el apoyo de los republicanos catalanes a una moción de censura contra Mariano Rajoy.

Ante estas propuestas, los dirigentes de ERC pusieron condiciones a un posible acuerdo: no apoyarían a ninguna formación que no llamara a las urnas en el referéndum del 1 de octubre. Podemos pasó entonces de rechazar la convocatoria a considerarla una “movilización legítima”. En esta ocasión, el partido de Iglesias también ha tomado la línea marcada por ERC, y la afinidad es evidente de cara al escenario post electoral. Mientras a los republicanos les saludan las encuestas con optimismo, los de Colau no avistan buenos resultados, aunque mantienen que Domènech será la apuesta de consenso que pueda sellar esta alianza.