Política

Podemos purga a Bescansa de la Comisión Constitucional y la sustituye por Irene Montero

logo
Podemos purga a Bescansa de la Comisión Constitucional y la sustituye por Irene Montero
Carolina Bescansa, miembro de la Comisión Bárcenas, comparece tras la reunión en la que denuncia amenazas.

Carolina Bescansa en una comparecencia en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Los días previos a su sustitución, Bescansa había mostrado sus discrepancias con la postura de Unidos Podemos sobre la crisis catalana.

“O empezamos a hablar de España o nos va a ir muy mal”, advirtió en la reunión del grupo parlamentario, en la que constató la lejanía del discurso político de Podemos con la situación social. Avisó también de la desmovilización del electorado de izquierdas, incluido el del PSOE.

Luego escribió un artículo en el que planteaba las elecciones anticipadas en Cataluña como “la única herramienta con la que empezar a resolver la crisis política catalana”. Se sale así del guión oficial.

Pablo Iglesias quiere prietas las filas en Podemos. La última discrepancia pública, protagonizada por Carolina Bescansa -una de las fundadoras de la formación- ya ha recibido su correspondiente represalia: ha sido sustituida por Irene Montero en la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados. La web oficial de la Cámara recoge la baja de Bescansa como vocal del órgano en representación de Unidos Podemos el miércoles pasado 18 de octure. Ese mismo día cursó alta también como vocal la portavoz del grupo parlamentario, Irene Montero. Los cambios se harán oficiales mañana durante la reunión de la Comisión.

Una vez que PSOE y PP han decidido iniciar la reforma de la Constitución para afrontar la crisis territorial de Cataluña, ese debate se convertirá en el eje de la legislatura. Aunque el Gobierno y los socialistas han acordado emprender el análisis de la Carta Magna en una nueva comisión de revisión del modelo autonómico, la Comisión Constitucional desempeñará un papel fundamental a la hora de ejecutar esa reforma. En ese órgano participan también, por parte de Podemos, Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Antonio Gómez-Reino Varela, Xavier Domènech, Manuel Monereo, Ricardo Sixto Iglesias y Auxiliadora Honorato.

La semana antes de esa sustitución, Bescansa, ex secretaria de Análisis Político y Social, Programa y Proceso Constituyente de Podemos, había expresado su criterio propio sobre la postura de la formación en la crisis catalana. En una Ejecutiva monolítica y un grupo parlamentario que se reúne esporádicamente después de los plenos -y no antes para fijar posición política, como hacen el resto de partidos- la autocrítica brilla por su ausencia.

Los ‘errejonistas’ han sido purgados de los órganos de dirección y las comisiones parlamentarias y separados de Íñigo Errejón, que centra sus esfuerzos personales en convertirse en candidato a la Comunidad de Madrid. De esta manera han quedado anulados en el debate interno, del que no participan. Por este motivo, la discrepancia de Bescansa, por leve que sea, resulta más llamativa.

El miércoles 11 de octubre, en una reunión de grupo oculta a la prensa, las intervenciones de dirigentes de Podemos y de IU mostraron división de criterios y un nerviosismo común. “El PSOE va a rentabilizar que se pare el golpe separatista junto al PP y a nosotros nos van a acusar de cómplices del independentismo”, lamentó Alberto Garzón (IU). “O empezamos a tener un discurso para España o nos va a ir muy mal”, advirtió Carolina Bescansa.

La diputada alertó de que las encuestas recogen una desmovilización de los votantes de las fuerzas progresistas, incluida el PSOE desde la victoria de Sánchez en las primarias de mayo hasta hoy día. En el caso de Podemos, esa desmotivación es muy aguda y se produce mientras que el voto conservador se mantiene movilizado. Esa desmovilización pone fin a la transferencia de voto entre el PSOE y Podemos y demuestra desafección de los votantes hacia ambos proyectos políticos.

Como posible causa de esa situación, Bescansa señaló el distanciamiento del discurso político y la situación social. Esa lejanía se produciría porque Podemos sigue situado en la visión del momento económico y social de los tiempos del 15-M y no en el actual. “Nadie nos entiende y hablamos para nosotros mismos, incapaces de conectar con la percepción de la realidad que tienen los ciudadanos”, podría resumirse su intervención.

Mientras el partido de Pablo Iglesias ha entregado su estrategia a Ada Colau, que se está abriendo un espacio electoral en Cataluña, el rédito no es el deseado a nivel nacional. Según Bescansa, el discurso de Podemos sobre Cataluña le hace perder votos en el resto de España, donde “no se entiende nuestra posición”.

Posteriormente, y sólo dos días antes de su baja en la Comisión Constitucional, Bescansa publicó un artículo en el Diario.es donde solicitaba elecciones anticipadas en Cataluña, saliéndose de nuevo del guión oficial de Podemos. “La única herramienta con la que empezar a resolver la crisis política catalana es una convocatoria electoral en Catalunya que, le guste o no al PP y a Junts pel Sí, será refrendaria, como seguramente lo serán todas las elecciones que se celebren en Catalunya en los próximos años”, defendió.

“Resolver las crisis que están teniendo lugar en nuestro país requiere más cabeza que tiempo y más propuestas que denuncias”, aseguraba la diputada en ese artículo, que abogaba por apostar por el futuro de España. “Ese porvenir lo trajo el 15-M y no podemos dejar que se nos escape en este roto”, instaba.