2,1 millones de euros para el 21-D. Ciudadanos será el partido que más gastará en la campaña de las elecciones del 21-D en Cataluña.

Los partidos catalanes tienen previsto destinar 10,1 millones de euros en la campaña que empieza este lunes por la noche. Supone cerca de medio millón de euros más de lo que gastaron en los últimos comicios autonómicos, de 2015.

Según datos facilitados por los partidos, recogidos por Europa Press, todos incrementan sus partidas menos el PP, que la reduce, y los presupuestos oscilan entre los 430.000 euros (CUP) y los 2,1 millones (Cs); todos ellos, lejos del límite de 3,9 millones de euros que permite la ley a cada partido.

El montante de 2,1 millones de euros de Ciudadanos se reparte así: 1.389.873 millones son para la organización de la campaña y 750.000 euros para el envío de propaganda electoral.

A Ciudadanos le siguen ERC y PP, con 1,8 millones cada uno

Le siguen ERC y el PP, con 1,8 millones de euros cada uno de ellos, que principalmente se destinarán a propaganda electoral, conocida como mailing.

Para el PP, que no ha desglosado el gasto por partidas, el presupuesto del 21-D supone una reducción respecto a las elecciones autonómicas de 2015, cuando destinó en torno a 2,4 millones de euros.

Los 1,8 millones del presupuesto de ERC se desglosan en 700.000 euros para mailing y 1,1 millones para el resto: creatividad (72.000); publicidad exterior (347.000); publicidad en medios (220.000); actos (230.000); relación con la prensa (49.000); material (51.000): apoyo territorial (70.000); seguridad (15.000); imprevistos (30.000) y gastos financieros (16.000).

ERC prevé financiar toda la campaña con recursos propios y sin pedir crédito -los responsables financieros consideran que aún es pronto para confirmar que será así- y calcula que, para cubrir los gastos sin generar déficit, debería lograr en los comicios 36 ó 37 diputados.

Los partidos destinarán 10,1 millones, medio millón más que en 2015

En las elecciones catalanas de 2015, ERC concurrió bajó la siglas de la coalición JxSí con un presupuesto de campaña que rondó los 3 millones de euros, pero hay que tener en cuenta que allí se juntó su músculo financiero con el de la extinta CDC.

Al PP y a ERC les sigue el PSC con 1,7 millones de euros, un 21% más que en las elecciones autonómicas de 2015 y financiados en parte con un crédito bancario que se espera liquidar con los ingresos obtenidos por la representación conseguida.

El 72% del presupuesto socialista se destinará a publicidad, actos y acciones en la calle; el 22% a material, contrataciones y servicios, y el 6% a servicios generales y gastos financieros.

JuntsxCat destinará 1,4 millones, que se financiará con la proporcional de la subvención electoral de JxSí que le corresponde al PDeCAT y con una campaña de crowdfunding que permite hacer donativos a través de ‘juntspercatalunya.cat’.

De los 1,4 millones, 1,3 se financiarán con la parte de las subvenciones públicas que le corresponde a la candidatura y el resto la cantidad que calculan que recibirán en aportaciones y donaciones.

Del presupuesto de la candidatura que lidera Carles Puigdemont, un total de 800.000 euros se destinarán estrictamente a la campaña y 600.000 más al envío de propaganda electoral.

Los gastos de campaña se dividen en 75.000 euros para publicidad en medios; 130.000 para publicidad exterior; 180.000 para actos públicos; 173.000 para creatividad y producción; 172.700 para material de campaña y 101.300 para otros gastos.

En el caso de los comuns, el presupuesto es de 790.335,34 euros -de los que 395.000 se destinan al mailing-, una cifra que en las últimas elecciones de 2015 fue de 450.000 euros.

La CUP destinará un total de 433.000 euros a la campaña electoral, 200.000 de ellos para envío de propaganda: la cifra es superior a la de 2015, cuando gastaron 400.000 euros en total.

Ni la CUP ni los comuns utilizan créditos bancarios para financiar sus campañas, y la formación que lidera Xavier Domènech se nutre de microcréditos de particulares y de aportaciones de los fondos propios de los partidos que forman la coalición.