«Ciutat Morta» el documental exculpatorio de los condenados por la agresión a un guardia urbano de Barcelona que quedó tetrapléjico fue una de las armas electorales de Barcelona en Comú en la campaña de las municipales de 2015 que llevó inesperadamente a Ada Colau a la alcaldía de Barcelona. Un argumento electoral -el de los abusos policiales y la orquestación de un caso contra los antisistema, a los que supuestamente se pretendía criminalizar- que ahora se ha convertido en boomerang contra la alcaldesa y su tercer teniente de alcalde, Jaume Asens.

La detención del protagonista de ese documental, Rodrigo Lanza, como presunto autor de la agresión que provocó muerte de Victor Laínez tras una reyerta en Zaragoza ha llevado a la oposición municipal a reclamar la retirada del Premio Ciudad de Barcelona que en su momento se otorgó al documental y a exigir a la alcaldesa que se disculpe ante la Guardia Urbana por las acusaciones vertidas entonces contra el cuerpo. Una exigencia que ha hecho suya también el sindicato CSIF.

En febrero de 2015 el citado documental, que Ada Colau financió desde el instituto DESC -es el primer nombre en los títulos de crédito- y en el que participaba Jaume Asens como abogado defensor de Lanza, fue utilizado como arma electoral contra el entonces alcalde, Xavier Trias, pero sobre todo contra el PSC, que gobernaba la ciudad en 2006, cuando se produjo la agresión. Y Trías respondió al envite premiando el documental con el Ciutat de Barcelona en la categoría audiovisual, un premio celebrado por Colau en las redes.

Ahora, sin embargo, el ex alcalde reclama una «reflexión» a su sucesora, a la que acusa de haber intentado convertir en «casi un héroe» cuando se está demostrando que Lanza es una persona «con un grado de agresividad tremenda». «Esto debe hacer reflexionar a Colau, por su manera de actuar durante la campaña electoral de las municipales, y también a la prensa», ha subrayado Trias, que considera vergonzoso y lamentable que se cuestionara la actuación de la Guardia Urbana.

Respecto al galardón, Trias ha señalado que lo concedió «un jurado independiente» para eludir toda responsabilidad sobre su concesión y ha considerado que será difícil retirárselo. Y ha recordado el escarnio al que le sometieron los autores del documental al dejarle con el premio en las manos en el acto de entrega en el Ayuntamiento. Lo que sí cogieron fue el premio en metálico, 7.000€ que anunciaron que destinarían a «investigar los abusos policiales».

https://www.youtube.com/watch?v=4UQEFajtynk

El líder del PP en el consistorio barcelonés, Alberto Fernández, sí ha exigido la retirada del premio, y ha señalado además a Asens para advertir que “si  como Teniente de Alcalde de Derechos Civiles considera la presunción de inocencia para antisistemas condenados, mientras se otorga certeza de culpabilidad a la Guardia Urbana debería dimitir o ser cesado”.

Fernández ha pedido al Ayuntamiento que inicie acciones legales «contra todos aquellos que vertieron acusaciones falsas contra la Guardia Urbana y promover un relato alternativo al de los antisistema” y ha recordado que los abogados defensores de Lanza estaban vinculados al observatorio DESC, entidad que ha recibido importantísimas subvenciones del Ayuntamiento de Barcelona, en referencia a Gonzalo Boye -abogado de exconsellers de la Generalitat y condenado a 14 años por colaborar con la banda terrorista ETA en el secuestro de Emiliano Revilla- y el propio Asens.

El socialista Jaume Collboni también ha exigido a Colau que pida disculpas por el «uso político» que se hizo en su momento del documental, que a su juicio se ha demostrado ahora que fue una manipulación de lo sucedido en el Raval en 2006. «Se puso en duda la palabra de la Guardia Urbana y también de los responsables políticos sin ninguna base sólida» ha lamentado.