La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha pedido este lunes la dimisión del director general de Tráfico, Gregorio Serrano, por la gestión del temporal de nieve en la AP-6 este fin de semana, después de que más de 3.000 vehículos quedasen atrapados desde la tarde del sábado al mediodía del domingo.

«Entendemos que el director de la DGT tiene que asumir responsabilidades y tiene que ser normal reconocer que se ha equivocado y dejar paso», ha afirmado el portavoz de la asociación, Juan Fernández, en declaraciones a Europa Press.

A su juicio, el temporal pone de manifiesto una «falta de previsión» por parte de la DGT al no haber un «plan de actuación» cuando este fin de semana coincidía con «plena operación retorno de la Navidad. «Han sido incapaces de crear un plan para intentar paliar todo lo que los ciudadanos han exigido durante este fin de semana, por eso solicitamos la dimisión del director de la DGT», ha resumido.

Como ejemplos de esa falta de previsión, la AUGC ha denunciado que «se avisase a los agentes una vez que el colapso de las carreteras era evidente» y que se les llamase al domicilio «a las dos de la mañana» para que acudieran a prestar servicio.

«Improvisación»

En un comunicado, la AUGC ha criticado la «improvisación» de la Dirección General de Tráfico ante el colapso de las carreteras por las nevadas durante el pasado fin de semana y ha achacado esta situación, entre otras razones, a la reducción del número de guardas civiles de Tráfico.

Para la asociación, el colapso de la AP-6, donde miles de vehículos quedaron atrapados el sábado por la noche debido a las nevadas, «dejan patente la falta de criterio y profesionalidad de la cadena de mando, así como la improvisación vivida en plena operación retorno y con una previsión de temporal anunciada». Esta improvisación queda patente, a su juicio, por el hecho de que les llamaran a las dos de la mañana a sus domicilios particulares.

La situación es, según ha manifestado la asociación, «una consecuencia añadida del problema principal que existe: la reducción de plantilla de guardias civiles de Tráfico», que AUGC cifra en cerca de un millar de efectivos menos en los últimos seis años, y el descenso en el número de vehículos destinados a seguridad vial.

En este sentido, la asociación ha asegurado que, según se ha conocido en una respuesta parlamentaria del Ministerio de Interior, desde enero de 2016 a octubre de 2017 solo se han repuesto 589 de los 1.162 vehículos para la seguridad vial suprimidos durante este periodo.

«Truco barato»

«Desde Interior y la Dirección General de la Guardia Civil sólo existe una respuesta, un truco tan barato como antiguo: abusar de unos trabajadores públicos imponiéndoles un aumento de horas en su jornada laboral, con cargas extras de trabajo para el personal operativo, aumentando el estrés y la fatiga «, ha criticado AUGC.

A su vez, ha exigido a la DGT medidas para aumentar el número de medios materiales y personales, «porque cuando suceden incidencias como ha ocurrido con el temporal de nieve en la AP-6, la mayor presencia de los guardias civiles de Tráfico contribuye a mejorar el servicio del ciudadano».