Política

Pulso de Garbajosa al CSD: acude al juez para no devolver ayudas por 394.024 euros

logo
Pulso de Garbajosa al CSD: acude al juez para no devolver ayudas por 394.024 euros
José Ramón Lete y Jorge Garbajosa, presenciando un partido de la selección española de baloncesto en Río 2016.

El presidente del CSD, José Ramón Lete, y Jorge Garbajosa, presenciando un partido de la selección española de baloncesto en Río 2016. FEB

Resumen:

La Federación Española de Baloncesto (FEB) pleiteará en los tribunales para no devolver los 394.024 euros que le reclama el Consejo Superior de Deportes (CSD) por dos ayudas para proyectos de cooperación que le concedió y que considera no justificadas debidamente.

La FEB desvió en la etapa del investigado José Luis Sáez parte de estas subvenciones a fines totalmente ajenos, como al envío de canastas a la República del Congo en el marco de la nacionalización de Serge Ibaka.

La entidad deportiva que preside hoy el ex internacional Jorge Garbajosa intentó sin éxito en vía administrativa que el organismo estatal desistiera de reclamarle el dinero con el argumento de que ya había prescrito su derecho por el tiempo transcurrido.

Al no devolver los fondos públicos, la Federación logra equilibrar sus cuentas tras acumular pérdidas millonarias en los dos ejercicios anteriores: cierra 2017 con un superávit de unos 80.000 euros.

La Federación Española de Baloncesto (FEB) pleiteará en los tribunales para no devolver los 394.024 euros que le reclama el Consejo Superior de Deportes (CSD) por dos ayudas para proyectos de cooperación en África que le concedió y que considera no justificadas debidamente. Esta cantidad representa una quinta parte de la subvención que la entidad deportiva que preside el ex internacional Jorge Garbajosa espera recibir este año del organismo estatal (1,9 millones).

Un portavoz del CSD ha confirmado a El Independiente la interposición de un recurso contencioso-administrativo por parte de la FEB, que en vía administrativa alegó sin éxito que no procedía el reintegro al haber prescrito ya el derecho de la Administración a reclamar el dinero por el tiempo transcurrido. Una vez que fueron desatendidos sus argumentos y la resolución fue firme a principios del pasado mes de noviembre, la Federación tenía dos caminos: devolver los fondos públicos en el plazo de dos meses desde que se le notificó o acudir a los tribunales, camino éste por el que ha optado finalmente.

A la espera de conocer cómo se sustancia el procedimiento judicial, la decisión de no devolver el dinero -302.701,06 euros de principal y 91.323,45 euros de intereses de demora- permitirá de momento a la FEB poder presentar unas cuentas equilibradas tras dos ejercicios continuados de pérdidas. De forma provisional, la directiva ha anunciado un superávit de unos 80.000 euros en 2017, el primero gestionado íntegramente por Jorge Garbajosa. Éste sustituyó a José Luis Sáez en julio de 2016.

La Federación de Baloncesto intentó sin éxito en vía administrativa que el CSD diera marcha atrás a la petición de reintegro con el argumento de que ya había prescrito

El dinero que ahora le reclama el CSD corresponde a las ayudas que le concedió a finales de 2010 -en la etapa del socialista Jaime Lissavetzky como presidente- para la construcción y puesta en funcionamiento de un complejo socio-educativo en Senegal (Dakar) y para desarrollar otro proyecto de cooperación en Marruecos. Ambas subvenciones finalistas, al amparo del programa de ‘Fomento y fortalecimiento de políticas transversales en materia deportiva’, sumaban 676.690 euros.

En febrero de 2016, El Mundo desveló que la FEB había desviado fondos de la ayuda para el proyecto de Senegal a otros fines ajenos. Entre los gastos que se imputaron a esa subvención figura un lote de canastas -con un coste de 5.344,42 euros más IVA- que se envió a finales de 2011 a la República del Congo camuflada como “material fungible de educación física/baloncesto para centros escolares de Dakar”. La factura, emitida por el proveedor Mondo, está fechada el 13 de diciembre de 2011.

El envío se producía meses después del acuerdo firmado por la FEB y la Federación Congoleña de Baloncesto el 30 de mayo de 2011 en Brazzaville -la capital del país africano- por el que la entidad deportiva española se comprometía a suministrar material deportivo e informático y a formar a entrenadores. El 15 de julio de ese año, el Consejo de Ministros acordó otorgarle la nacionalidad española por carta de naturaleza al ala-pívot Serge Jonas Ibaka Ngobila, hoy en Toronto Raptors tras haber defendido en las últimas temporadas las camisetas de Orlando Magic y Oklahoma.

Al no devolver el dinero y acudir a los tribunales, Garbajosa ha podido cerrar el primer ejercicio que gestiona íntegramente con un superávit de 80.000 €

La Federación Española de Baloncesto también cargó a esta ayuda las nóminas de empleados sin relación alguna con los proyectos subvencionados y una donación realizada a Madagascar en vísperas de que este país albergase el Afrobasket 2011. El lote estaba compuesto por pavimento polideportivo, equipamiento y aparatos electrónicos y estaba valorado en 51.476,36 euros (IVA excluido), más otros 6.500 euros del transporte en barco.

La decisión de la FEB de acudir a los tribunales se produce semanas después de que, como informó este diario, el CSD se personara como acusación particular en la causa en la que se investiga a la anterior cúpula federativa -el ex presidente José Luis Sáez y el ex secretario general-director económico Luis Giménez- por la posible comisión de hasta siete delitos: blanqueo de capitales, pertenencia a grupo criminal, delito fiscal, malversación de caudales públicos, administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental. Se trata del mismo procedimiento penal al que también ha sido llamada la Federación en calidad de investigada como persona jurídica por blanqueo de capitales y fraude fiscal.

El juez que investigaba el caso, y que acaba de pedir ser apartado del caso después de que Sáez y Giménez le hayan presentado sin éxito dos incidentes de recusación y una querella por prevaricación y revelación de secretos, ya anunció en un auto dictado el 22 de febrero de 2017 que la instrucción también alcanzaría la “justificación e inversión” de la subvención de 567.840 euros que el CSD le otorgó a la FEB para financiar el proyecto de centro deportivo-educativo para la formación integral promovido por la Federación en Senegal. El magistrado ha dado prioridad en la investigación a la gestión de los millonarios ingresos que la Federación movió con motivo de la Copa del Mundo de 2014 y no ha avanzado en las pesquisas sobre las ayudas estatales.

A la espera de que la Audiencia de Madrid resuelva la petición de inhibición planteada por el juez Juan Antonio Toro y designe al juzgado que se haga cargo de las actuaciones, la instrucción del caso Sáez se encuentra paralizada. En realidad, apenas ha progresado desde que el magistrado fue recusado por primera vez a finales del pasado mes de mayo.