El jefe del Ejecutivo nada tiene que tratar sobre la situación de los diputados del Parlament presos o fugados. Así de tajantes se han mostrado fuentes de Moncloa respecto a la petición del presidente de la Cámara catalana, Roger Torrent, de una entrevista con Mariano Rajoy «para hablar de la situación anómala que vive el Parlament, en el que ocho diputados ven vulnerados sus derechos de representación», ha afirmado este lunes el sustituto de Carme Forcadell. Los mismos medios gubernamentales indican que la situación anómala surge «por haber puesto en las listas electorales a unos señores con cuentas pendientes con la justicia y el Gobierno no tiene nada que hablar de este asunto». Las cuestiones judiciales, insisten, «no son competencia del presidente del Gobierno».

Es más, agregan que los parlamentarios imputados «ya sabían a lo que se exponían cuando entraron en las candidaturas» electorales del 21-D, aunque antes de dar por cercenada la posibilidad de una entrevista, señalan que «habrá que ver en qué términos la plantea» Torrent.

Casado niega la posibilidad de una entrevista entre Rajoy y Torrent

Mucho más tajante ha sido el portavoz del PP, Pablo Casado, al defender que Rajoy «no se tiene porqué reunir con presidentes de parlamentos autonómicos y más si proponen una ilegalidad» como es, a su juicio, dar el nombre de Carles Puigdemont para la sesión de investidura a presidente de la Generalitat. Cree Casado que Torrent deberá dar explicaciones a los servicios jurídicos de la Cámara territorial, que hace una semana se opusieron a cualquier posibilidad de investidura que no fuera estrictamente presencial. Ha defendido el dirigente popular que si la mesa del Parlament «propone a un prófugo de la justicia estará incurriendo en la ilegalidad de Forcadell».

En definitiva, Torrent «empieza mal», a juicio de Casado, que ha llegado a aventurar un posible delito de «malversación de fondos» si paga con dinero público su anunciado viaje a Bruselas para entrevistarse con el ex president. De momento, Moncloa guarda silencio respecto a la posibilidad de actuar contra Torrent. Esperan a que «reconsidere su decisión. Vamos paso a paso», dicen.

El PP «estará muy vigilante»

Para Génova no hay duda de que el independentismo «seguirá intentando hacer trampas, no ha cambiado». Cree el vicesecretario de Comunicación del PP que continúan instalados «en la senda de la ilegalidad y la unilateralidad», lo que califica de «tomadura de pelo a todos». Los populares «estaremos muy vigilantes», ha afirmado, sin descartar que su partido acuda en amparo al Constitucional si se quiere forzar una investidura telemática.

Casado hacía estas consideraciones tras la reunión del comité de dirección del PP, presidido este lunes por la secretaria genral popular y ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, pues Rajoy se encontraba en la inauguración del AVE Madrid-Castellón.