Política

Sánchez enfría los acuerdos con Rajoy mientras el ex presidente de la Gestora los celebra

Pedro Sánchez y Susana Díaz este martes en un desayuno informativo en Sevilla. E.P

El PSOE sigue mostrando sus dos almas. Mientras Pedro Sánchez enfriaba este martes en Sevilla sus negociaciones con Mariano Rajoy, su antecesor como responsable del PSOE, el ex presidente de la Gestora Javier Fernández, celebraba en Madrid los acuerdos entre los dos grandes partidos. La contradicción se ha producido en dos desayunos informativos paralelos. Uno se celebraba en Sevilla para escenificar la reconciliación entre Pedro Sánchez y Susana Díaz y otro se desarrollaba en Madrid con el presidente de Asturias y Alfredo Pérez Rubalcaba como protagonistas.

«El PSOE no es un cuartel, el PSOE ama y practica el debate. A mí me gustan las organizaciones vivas. Es una fortaleza, no como en otros partidos donde funciona el ordeno y mando», ha explicado Sánchez en un coloquio centrado en sus relaciones con los barones territoriales y sus discrepancias políticas con Susana Díaz.

Mientras tanto, Javier Fernández se «sorprendía» de que Sánchez esté negociando con el Gobierno teniendo en cuenta «las posiciones que se mantenían» desde su candidatura en las primarias, aunque lo celebra y cree que ahora lo que le falta es un «proyecto».

Fernández, que hace dos meses que no habla con Sánchez, según ha explicado él mismo, ha aclarado que él no está para «juzgar» la posición política del PSOE, sino para «comprender» a la nueva dirección de su partido: «Yo pacté (con Rajoy), luego está bien cuando se rectifica en la buena dirección», ha asegurado.

Aunque ha subrayado que no se inclina hacia el «consejismo al PSOE últimamente», ha recomendado a sus compañeros socialistas «no incorporar el miedo demoscópico, porque eso lleva a posiciones cortoplacistas y a vivir del presentismo». A ese respecto, ha demandado una «visión estratégica a medio plazo, con la elaboración de un proyecto, porque hacer propuestas está bien, pero tener un proyecto es otra cosa», ha recalcado, al tiempo que ha apuntado que cree que «están en ello» en la ejecutiva federal.

Por su parte, Sánchez ha mostrado su voluntad de acordar con Rajoy un modelo nuevo de financiación autonómica, aunque ha instado al presidente del Gobierno a definir su propuesta. «No es admisible el intento de chantaje de vincular la financiación autonómica a un supuesto apoyo a los presupuestos, estamos dispuestos a acordar, pero lo primero es conocer las medidas que propone del Gobierno», ha advertido.

En este sentido, ha descartado que el PSOE apoye los Presupuestos Generales del Estado. «No hay opción», ha anunciado, explicando que hacer oposición de estado no es sólo apoyar al Gobierno, sino «defender al Estado del Bienestar» con medidas como el aumento del gasto público en sanidad, educación, dependencia y servicios sociales, como ha propuesto el PSOE al Ejecutivo para pactar la nueva financiación autonómica.

La visita de Sánchez a Sevilla tiene como objetivo normalizar las relaciones de Ferraz con el PSOE andaluz de cara a las autonómicas y municipales de 2019. Con ese objetivo, Sánchez y Díaz han mantenido un encuentro de media hora a solas previo al desayuno informativo. A su llegada al acto, la presidenta andaluza ha explicado que la reunión pretendía abordar temas «de interés para Andalucía y en el ámbito español» y ha querido dejar claro que los socialistas andaluces van a «ayudar» al líder socialista siempre en lo que sea necesario».

Preguntada si el objetivo es conseguir un deshielo con la Ejecutiva federal del partido, Díaz ha respondido que ese término «será para Frozen» porque en Sevilla «normalmente la temperatura nunca es tan baja». Ha dejado claro que «aquí cada uno está en lo que tiene que estar, que es en su trabajo», y que Pedro Sánchez sabe que cuenta «con el apoyo y con la ayuda» de todos los socialistas andaluces y con la suya «la primera para todo lo que le haga falta, porque es evidente que este país necesita cuanto antes una alternativa y la alternativa tenemos que ser los socialistas para aplicar políticas de izquierda como estamos haciendo en Andalucía».

Comentar ()