«La frontera no tiene que cambiar si no quieren que cambie. Gibraltar no está por la labor de poner controles en la frontera que supongan obstáculos a las personas, ciudadanos de todo tipo, que entran y salen con plena normalidad, aunque estemos fuera de la Unión Europea. Puede que otros tengan la posibilidad de implantar controles innecesarios en el futuro por razones políticas, pero yo no veo a nadie por la labor de hacer eso».

Con estas palabras aboga el ministro especial para Gibraltar, Fabian Picardo, por el establecimiento de una «relación especial» entre Andalucía y la antigua colonia británica. Con ese objetivo se ha reunido este martes con la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en un encuentro «más que cordial, amigable», según ha explicado a los periodistas.

«Yo creo que todas las administraciones relevantes estamos hablando de seguir teniendo fluidez en las fronteras. Algunos hablan simplemente de la necesidad de fluidez para los trabajadores y otros hablamos de ciudadanos en general. Yo me quedo con eso. No hay por qué hacer que esa frontera sea más difícil de atravesar todos los días. Con buena fe y mucho trabajo es posible que eso siga así una vez que hayamos salido de la Unión Europea», ha asegurado.

Susana Díaz , en coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores, ha propiciado esta primera toma de contacto para iniciar unos trabajos entre Gibraltar y Andalucía que minimicen el impacto negativo del Brexit en la región.

En el Reino Unido viven 8.000 andaluces mientras que la comunidad acoge a 80.000 británicos. Inglaterra es el primer inversor en Andalucía y el quinto en sus exportaciones. Se trata del país que más turistas aporta a la región, la única que mantendrá una frontera continental con Reino Unido. El Brexit, por otro lado, afectará a la nueva configuración de los fondos europeos que recibe la comunidad. Por todo ello está en riesgo un 1% del  PIB andaluz. Para evitar efectos negativos, la Junta busca una alianza con el Gobierno gibraltareño.

“Nosotros queremos un Brexit lo más blando posible, que afecte lo menos posible a la economía andaluza”, ha asegurado el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, que rechaza la posibilidad de que el Gobierno de España levante una frontera física con la antigua colonia británica.

Ni «chistes» sobre soberanía ni vetos

Durante su comparecencia ante los periodistas, Picardo se ha mostrado molesto con dos posibilidades. La primera ha sido la propuesta del ex ministro de Exteriores de establecer un sistema de soberanía compartida. «Si queremos contar chistes nos los contamos. Gibraltar nunca va a discutir su soberanía con nadie más que con Reino Unido y vamos a permanecer plenamente en el Reino Unido. Yo no he venido aquí a hablar de esos temas ni me va a hablar nadie de ellos. Somos los únicos competentes en relación sobre la soberanía de Gibraltar, por favor no saquemos los pies del plato», ha respondido.

En segundo lugar, ha afeado que se considere que España tiene «la sartén por el mango» por su capacidad de poner vetos en materia de relaciones con Gibraltar. «El que lleva la sartén por el mango siempre tiene el riesgo de quemarse con el aciete. No creo que en el Consejo de Europa haya sartenes y mangos ni es oportuno hablar en claves de vetos. Hay que trabajar en clave positiva y eso ha intentado la presidenta de Andalucía», ha explicado. «Hoy hay 13.251 trabajadores transfronterizos de los cuales 8.167 son españoles de la zona. Ninguno quiere escucharnos hablar de vetos ni de sartenes ni de mangos», ha puntualizado.

Picardo alaba el trabajo realizado por Susana Díaz para establecer «una relación especial» con Gibraltar

En este sentido, la colaboración que se inicia entre Andalucía y Gibraltar pretende coordinar materias que forman parte de sus respectivas competencias constitucionales, como la sanidad, el deporte y la cultura. De esta manera se persigue que el Brexit «presente más oportunidades que peligros», según Picardo, que ha alabado el trabajo realizado por Susana Díaz en Bruselas para conseguir esa «relación especial» entre ambos.

El ministro principal de Gibraltar ha rechazado la celebración de otro referéndum sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea por considerarlo ilegítimo democráticamente. No obstante, ha abogado por celebrar otra consulta una vez que se acuerde la nueva relación entre el país y la UE para que sus ciudadanos elijan esa nueva fórmula o mantener la actual.