El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha señalado este lunes que, aunque no hace predicciones de lo que puede ocurrir en la política catalana, espera que mañana haya otro candidato a president de Cataluña «distinto al prófugo» y que no se alargue «el sainete» ni un minuto más.

En un desayuno informativo, organizado por Europa Press, Feijóo ha celebrado la resolución del Tribunal Constitucional que impide la investidura telemática de Carles Puigdemont porque «da tranquilidad a los españoles, restablece el Estado de derecho y da confianza en los tribunales»

Feijóo ha subrayado que si el Gobierno hubiese hecho «a pie juntillas» lo que le pedía el Consejo de Estado, «hoy no tendríamos medidas cautelares y el señor Puigdemont podría ser nombrado presidente desde Bruselas». Probablemente, ha añadido, la mayoría de las personas que están cuestionando si el Gobierno hizo bien o no, estarían imputando al Ejecutivo por haber consentido que un presidente autonómico pudiese ser nombrado por una Cámara sin debate de investidura y a través de una conferencia televisiva desde Bruselas.

«Yo jamás me iría a Bruselas», ha indicado Feijóo

Por tanto, ha dicho, el Gobierno «ha gobernado, ha actuado y en este momento los españoles tenemos unas medidas cautelares que celebramos. El balance es positivo». «Seguro que el Consejo de Estado ha hecho lo que creía que debía hacer, el Gobierno también e igual el Tribunal Constitucional. Y, en este momento, celebramos que las tres instituciones tengan independencia de decidir», ha añadido.

Feijóo ha explicado que el Tribunal ha dictado una serie de medidas cautelares para que un presidente no tome posesión desde un Estado de la UE «simplemente porque no quiere venir al Parlament» pero, además, ahuyenta la posibilidad de que cualquier otro presidente autonómico quiera ir a la República Dominicana a dirigir su gobierno». «No vaya a ser que un presidente autonómico se piense que desde República Dominicana puede seguir siendo presidente autonómico. Eso no es posible y el Tribunal Constitucional lo ha advertido».

A la pregunta de si estaba pensando en algún presidente en particular, Feijóo ha afirmado que no pensaba en nadie. «Yo jamás me iría a Bruselas», ha añadido.

El presidente de la Xunta ha insistido en que «desde hace mucho tiempo» no se atreve a hacer predicciones de lo que puede pasar en la política catalana, «porque todas las que he hecho las he perdido». «No me podía imaginar lo que ha hecho primero el señor Mas y luego, el señor Puigdemont. Si planteas criterios racionales, lo que debe pasar mañana es que la Cámara proponga un diputado distinto al prófugo», ha dicho.

Pero si lo que se pretende es alargar el «esperpento valleinclanesco» se propondrá a esta persona fugada, lo que conlleva un recurso e inmediatamente responsabilidades penales. Por tanto, ha dicho que le gustaría que «ninguna cámara vaya contra el Estado de derecho, sus propios letrados y la resolución del TC».

Sáenz de Santamaría: «El camino que tiene seguir Puigdemont es el del Supremo»

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha felicitado este lunes de la «buena noticia» para los españoles «de bien» que supone que el Tribunal Constitucional (TC) haya prohibido una investidura telemática del candidato Carles Puigdemont cuyo «camino es el del Tribunal Supremo». «Es una buena noticia para la Justicia y para los españoles de bien que respetan la ley y a quienes les sonroja cómo otros se la saltan alegremente», ha asegurado a su llegada al desayuno informativo del presidente de la Xunta de Galicia.

Tras avanzar que el Gobierno irá recurriendo cualquier nuevo paso que puedan ir dando los independentistas y que vaya en contra de la Constitución y las leyes, Sáenz de Santamaría ha recordado a Puigdemont que el TC ya le ha dicho con claridad lo que tiene que hacer si regresa a España: ponerse inmediatamente a disposición del Tribunal Supremo. «El camino que tiene que seguir Puigdemont es el camino del Tribunal Supremo», ha afirmado.

La vicepresidenta ha destacado los tres aspectos principales de las medidas cautelares acordadas el pasado sábado por el Tribunal Constitucional, del que ha defendido su «absoluta independencia». Prohíbe una investidura telemática sin la presencia física del candidato que, además, debe ponerse primero a disposición de la Justicia, y rechaza cualquier voto delegado de los diputados que siguen huidos.

Preguntada si se siente «cuestionada» por su gestión frente al desafío independentista en Cataluña, Sáenz de Santamaría ha asegurado que «en absoluto». «En el Gobierno nos sentimos satisfechos todos los días de cumplir con nuestra obligación. Gobernar es pensar primero en el futuro de tu país y luego en el tuyo», ha remarcado.