Política

El ex 'conseller' Comín elude querellarse en España para no ser detenido

Antoni Comín, en un acto oficial en Sabadell (Barcelona) durante su etapa como consejero de Salud de la Generalitat.

Antoni Comín, en un acto oficial en Sabadell (Barcelona) durante su etapa como consejero de Salud de la Generalitat. EP

La defensa del ex conseller Antoni Comín ha anunciado la interposición de una querella en Bélgica al considerar que los mensajes de móvil desvelados por Telecinco se han obtenido y difundido «delictivamente». El anterior titular de Salud instará las acciones penales en el país centroeuropeo y no en España para evitar tener que presentarse ante la Justicia que lo reclama por su responsabilidad en el procés.

Sin desmentir la veracidad de los mensajes, el propio Comín ha anunciado que acudirá a los tribunales a través de una secuencia de tuits. «La revelación de secretos (obtener subrepticiamente las conversaciones de terceros) es delito en España y en Bélgica, merecedor por tanto de las pertinentes acciones legales. Aparte de que cualquier mensaje sacado de su contexto pierde siempre su significado».

Isabel Elbal, abogada que forma parte del equipo jurídico que dirige la defensa de Comín, ha confirmado a El Independiente que se trabaja ya en una querella por vulneración del derecho a la privacidad de sus comunicaciones, al difundir El programa de Ana Rosa (Telecinco) los mensajes que Carles Puigdemont le envió a su representado a través del sistema de mensajería instantánea Signal. Elbal ha asegurado que la información es «tergiversada», está «sacada de contexto», se ha obtenido «torticeramente» y revela una «mala praxis» profesional.

La letrada ha precisado que la querella se presentará en un juzgado belga porque, aunque la difusión y el domicilio social de la empresa que ha revelado los mensajes ha tenido lugar en España, los «efectos» y el «perjuicio ocasionado» ha tenido lugar en Bélgica. Es allí donde Antoni Comín -junto a Puigdemont y los ex consellers Clara Ponsetí, Meritxell Serret y Lluís Puig- se encuentra desde finales del pasado mes de octubre para sustraerse a la acción de la Justicia, que lo investiga por su posible participación en  delitos de rebelión, sedición, malversación de caudales públicos, desobediencia y prevaricación.

En este sentido, Elbal ha asegurado que la legislación europea es «clara» y que no hay dudas de que la competencia en este caso es de los tribunales belgas, por cuanto el presunto daño ha tenido lugar en dicho país. La abogada ha rechazado que la acción se pueda interponer simultáneamente en España, por cuanto ello obligaría a su representado a comparecer en España y automáticamente sería detenido.

Antonio Comín es el único de los ex consejeros de la Generalitat fugados a Bruselas que no ha renunciado a su acta. El pasado lunes, en víspera de la sesión de investidura que finalmente se suspendió tras las medidas cautelares adoptadas el pasado sábado por el Tribunal Constitucional, retiró la petición de delegación de voto que había formalizado en el Parlament en favor de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, para los plenos en los que no estuviera presente.

Comentar ()