JxCat quiere cerrar ya el acuerdo de investidura de Carles Puigdemont, y su portavoz en Cataluña, Elsa Artidi lo ha dejado claro esta mañana anunciando en TV3 que posiblemente mañana pueda presentarse en público ese acuerdo con ERC. Un acuerdo en el que Artadi no contempla un papel meramente simbólico para Carles Puigdemont ni la creación de un Consejo de la República. JxCat quiere una investidura en el Parlament con Puigdemont como candidato a la presidencia de la Generalitat y están decididos a cambiar la Ley de Presidencia para adaptarla a sus condiciones.

Artadi ha ido más allá, al dejar claro que su objetivo es poner contra las cuerdas al Estado para buscar fracturas internas y llevarlo ante instancias europeas. “Hemos recorrido caminos que están teniendo consecuencias muy complicadas a nivel personal y político,” ha reconocido la portavoz de JxCat, convencida sin embargo de que “el camino que está siendo útil es poner al Estado en una situación en la que ellos mismos están reventando estado de derecho desde dentro”.

El camino que está siendo útil es poner al Estado en una situación en la que ellos mismos están reventando el estado de derecho por dentro” afirma Artadi

“Este es recorrido que tenemos que hacer, el camino de confrontación pacifica de retar al estado” ha añadido Artidi. “Estamos oyendo muchas voces criticando esta actuación, e iremos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos”. La dirigente independentista ha rechazado con este argumento cualquier fórmula que suponga acatar los mandatos del Tribunal Constitucional evitando una investidura formal de Puigdemont.

“Para volver a una Generalitat autonómica y tutelada por el estado tendríamos que investir a Arrimadas” ha añadido Artadi, convencida de que la única forma de defender la soberanía del Parlament es investir a Carles Puigdemont. “Esa es nuestra voluntad, hay una auténtica obsesión en Madrid para que Puigdemont no sea president, planteémonos por qué”.

Para seguir por ese camino de confrontación, JxCat propone investir a Puigdemont modificando previamente la Ley de Presidencia, “por lectura única” ha avanzado hoy Artadi, para satisfacer las garantías exigidas por el presidente del Parlament, Roger Torrent, la semana pasada, cuando suspendió la investidura. “Nosotros ya estábamos ahí el martes pasado” ha añadido para volver a trasladar la responsabilidad a los republicanos de frenar una investidura que choca frontalmente con el marco legal y las advertencias del Tribunal Constitucional.

División independentista

La portavoz de JxCat ha negado además rotundamente que su formación haya avalado la fórmula de una investidura votada por la asamblea de electos -fórmula que ERC no rechazaba- o que Puigdemont se convierta en presidente de un Consejo de la República, propuesta que ayer los republicanos lamentaban haber conocido por la prensa. “Un Consejo de la República no es nuestro escenario” ha asegurado rechazando ser autores de esa propuesta.

Artadi evidenciaba así la división que sigue existiendo entre las fuerzas independentistas, y que ayer señaló la CUP al reclamar a JxCat y ERC que pacten una fórmula entre ellos antes de plantearles ofertas de pacto que por ahora son simples vías para decantar a los antisistema hacia uno u otro partido. Esquerra, por su parte, no oculta su malestar por la constante aparición de fórmulas en la prensa que no han sido pactadas por los negociadores y la presión para cerrar ya un acuerdo sobre la investidura de Puigdemont sin concretar los demás detalles de la investidura.

Los republicanos quieren un acuerdo sobre la investidura que incluya la formación de gobierno y el programa de gobierno. Artadi, sin embargo, ha señalado que su prioridad es votar la investidura de Puigdemont y ha reconocido que el hecho de que después pueda formar un gobierno efectivo “dependerá del Gobierno y del Tribunal Constitucional”.