Los violadores en serie, los pirómanos cuya acción delictiva se sustancie con dos o más muertos, el secuestro con posterior asesinato y la ocultación del cadáver serán tipos delictivos penados con prisión permanente revisable, si prospera la propuesta del Gobierno. El Consejo de Ministros ha dado el visto bueno este viernes a una ampliación de los actuales ocho supuestos. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha presentado una modificación del Código Penal, ya anunciado por Rajoy la pasada semana en Córdoba.

Entiende el Gobierno en su exposición de motivos que en el tiempo transcurrido desde la reforma de 2015, «se han reiterado iniciativas sociales para reclamar la extensión de la PPR a otros supuestos delictivos, asimismo de extrema gravedad, inicialmente no previstos para su aplicación». El ejecutivo «ha de ser sensible a las demandas de mejora del ordenamiento penal que se efectúan desde la sociedad, en especial si se trata de conferir la mayor protección jurídica posible a bienes jurídicos considerados de primer orden frente a ataques particularmente cualificados».

El Gobierno espera contar con el apoyo de Ciudadanos

Justicia hace así referencia a casos como el de Marta del Castillo, cuyo cuerpo no ha sido encontrado, o al secuestro y posterior asesinato de Diana Quer. Los padres de Marta del Castillo, así como los de Sandra Palo, participaron en la convención que el PP organizó en Córdoba. Todos ellos han participado estas semanas en una masiva recogida de firmas para impedir la derogación de la prisión permanente revisable.

Por ello, «atendiendo a criterios de necesidad y proporcionalidad, se estima procedente, y adecuado a los fines de prevención general y especial de toda pena, prever la posibilidad de aplicar esta sanción máxima también a casos de concurrencia de actos plurales de criminalidad, de gravísima trascendencia, sobre la misma o distintas víctimas, y cuya sanción en régimen concursal no genera, por efectos de los límites máximos de cumplimiento efectivo de las penas, una respuesta rotunda a su comisión».

La ampliación a otros tipos delictivos que ahora se pretende llevar a cabo se produce en cuatro grandes líneas «que son entendibles y compartidas por la gran mayoría social ante la alarma que han generado o pueden generar ciertos casos» y para lo que espera el Gobierno tener el apoyo de Ciudadanos.

Las cuatro grandes líneas de ampliación incluyen la desaparición forzada de personas en su régimen más grave de secuestro con posterior asesinato; el asesinato con posterior ocultación del cadáver cometido por el autor, cuando haya provocado un especial sufrimiento físico o mental, o humillación en los familiares directos, en tanto que asimismo víctimas del delito, situación de los padres de Marta del Castillo; la agresión sexual a cualquier persona, en su forma más grave de violación, cuando el autor hubiera sido condenado con anterioridad por al menos otros dos delitos de la misma naturaleza (violadores en serie) o las agresiones sexuales más graves reiteradas respecto de una persona menor de dieciséis años forzando su libertad, voluntad e indemnidad sexual; y, por último, los delitos de estragos, de incendios y de liberación de energía nuclear o elementos radiactivos que generen resultados de muerte a más de dos personas.

Se unen así a los ocho supuestos tasados de delitos de excepcional gravedad, que son el asesinato de menor de 16 años o persona especialmente vulnerable por razón de su edad, enfermedad, o discapacidad física o mental, caso del espantoso asesinato de Sandra Palo; el asesinato subsiguiente a un delito contra la libertad sexual que el autor hubiese cometido sobre la misma víctima, que es el que se intenta dilucidar en el caso de Diana Quer; el asesinato cometido por miembro de grupo u organización criminal, así como el asesinato múltiple y terrorista; el homicidio del jefe del Estado o del heredero, de jefes de Estado extranjeros o persona internacionalmente protegida por un Tratado que se halle en España y el genocidio o de crímenes de lesa humanidad.