El ministerio de Educación ha avanzado este jueves que estudia incluir una casilla en la preinscripción escolar del curso que viene que permita a las familias escoger si su hijo quiere estudiar en castellano, acabando con el catalán como única lengua vehicular en la enseñanza pública autonómica. El gobierno de Mariano Rajoy estudia así poner fin a la inmersión lingüística, a través del 155, según ha explicado el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín. “Lo estamos valorando, lo decidiremos en las próximas semanas”, ha respondido preguntado por la propuesta, planteada por el sindicato de profesores AMES.

El gobierno, según la versión ofrecida por Marín, estudia en estos momentos si esta decisión entra dentro de las materias que le corresponden al artículo 155 de la Constitución. El propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado en una reunión con Sociedad Civil Catalana que el Ejecutivo está estudiando el tema, tras un encuentro que se ha alargado durante hora y media en el palacio de la Moncloa.

La intención del Gobierno es aprobar la nueva preinscripción escolar en Consejo de Ministros, según ha confirmado en las últimas horas la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que ha subrayado que lo harán a través del 155 ya que el Parlament “parece que está de vacaciones”.

El secretario de Educación, Marcial Marín, ha anunciado además que el ministerio está ampliando la investigación sobre las acusaciones de adoctrinamiento en los libros de texto catalanes, y que para ello ha pedido ayuda a la Real Academia de la Historia. Se examinan tanto los libros de primaria como los de secundaria, lo cual está retrasando la publicación de las conclusiones. “Hay que recopilar todos los textos, estudiarlos y ponerlo todo en común para poder verificar si lo que se dice es real”, ha explicado.

Santamaría confirma ‘nuevas medidas’

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, también ha confirmado este jueves que el Ejecutivo va a aprobar nuevas medidas sobre educación y función pública en Cataluña al amparo del 155, aunque no ha concretado si éstas verán la luz en el Consejo de Ministros de este viernes o en las próximas semanas.

En declaraciones en el Congreso, la también ministra para las Administraciones Territoriales ha explicado que en las comunidades autónomas en los meses de febrero y marzo se tienen que adoptar “un conjunto de decisiones importantes” en ámbitos como la enseñanza o la función pública, que están “muy marcados por el calendario”.

“El Gobierno, con el 155, va a cumplir con su obligación de servir a los catalanes”, ha asegurado Santamaría, quien ha rehusado especificar qué tiene en mente el Gobierno y no ha querido detallar si alguna de estas medidas va a afectar a la enseñanza en catalán.

La vicepresidenta ha hecho hincapié en que “Cataluña no se puede paralizar” porque sus dirigentes “no sean capaces de nombrar un presidente que pueda cumplir con la ley”. “Los ciudadanos merecen que se sigan gestionando los servicios públicos y nosotros vamos a cumplir con nuestra obligación de que esa administración funcione”, ha incidido, antes de subrayar que Cataluña ha venido “funcionando muy bien” porque “los funcionarios catalanes son unos profesionales de primer nivel”.

Tardá acusa al Gobierno de ‘dinamitar’ la inmersión lingüística

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, ha criticado al Gobierno por “dinamitar la inmersión lingüística” en Cataluña y ha admitido la “irresponsabilidad” de los partidos independentistas por no alcanzar un acuerdo para investir a un presidente autonómico que ponga fin a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

“Si el Gobierno aprovecha el 155 para dinamitar la inmersión lingüística se hará evidente su mala fe y voluntad de continuar haciendo daño a Cataluña, así como nuestra irresponsabilidad de no haber formado todavía un gobierno republicano tal como nos mandató la ciudadanía el 21-D”, ha escrito el diputado catalán en su cuenta de Twitter. “¡Gobierno ya!”, ha incidido.