El anuncio del Gobierno de aprobar medidas sobre educación en Cataluña al amparo del 155 ha alterado este jueves la política catalana. PDeCat y ERC se han apresurado a reclamar la urgencia de conformar un gobierno efectivo en la Generalitat, para evitar más acciones políticas dirigidas desde Moncloa, pues aseguran que el Ejecutivo “no tiene legitimidad para alterar”, en este caso, el modelo “de éxito” de la escuela catalana.

La alarma ha saltado después de que el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín, haya asegurado que en próximas semanas tomarán una decisión sobre la petición del colectivo AMES de incluir en los impresos de preinscripción escolar una casilla de opción lingüística, para que las familias puedan elegir entre educar en catalán o en castellano.

“El retorno a la normalidad de la recuperación del autogobierno tiene también esta dimensión en el ámbito educativo”, ha valorado el portavoz del PDeCat, Jordi Xuclà, que ha recordado al Ejecutivo que “para gobernar se requiere legitimidad que dan los ciudadanos con su voto” y, a su juicio, el PP, con cuatro diputados en el Parlamento catalán desde el pasado 21 de diciembre, no la tiene. “La mayoría va más allá de los setenta diputados del bloque soberanista. Estoy seguro de que a esto se suman En Comú y el PSC, todos personas que han defendido un modelo de integración lingüística en Cataluña con el catalán como lengua vehicular”, ha declarado el diputado.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha atacado duramente esta posibilidad: “No dejaremos que nadie nos toque nuestro modelo educativo y nuestra apuesta por el catalán como lengua vehicular”.

El presidente de Sociedad Civil Catalana, José Rosiñol, ha asegurado este jueves que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, le ha confirmado en una reunión mantenida en el Palacio de la Moncloa que el Ministerio de Educación tomará una decisión sobre la matrícula en los colegios e institutos catalanes y el uso del castellano en sus aulas. También la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, confirmaba a los periodistas en el Congreso que se tomarían medidas educativas próximamente.

ERC culpa a Ciudadanos

Xuclà ha llamado al PP a que “sea respetuoso con el marco competencial” y con un modelo que “de éxito” en la comunidad autónoma, como es el modelo de escuela catalana, que lleva funcionando “40 años” y le pide que deje al futuro nuevo Gobierno de la Generalitat ser quien tome decisiones sobre esta materia. “Esto nos demuestra la importancia de que se forme ya el nuevo Gobierno”, ha puntualizado.

Para la diputada de ERC Teresa Jordà, la propuesta que ahora se plantea el PP es una de las “pretensiones” con las que nació Ciudadanos en Cataluña: “Cargarse el modelo de inmersión lingüística” de la región. “Esta pretensión ha sido comprada por el PP”, ha alertado Jordà, para quien el Ejecutivo está obrando “de mala fe” aprovechando el 155 y también “haciendo daño a Cataluña y a sus ciudadanos”. “El 155 tiene secuestrado el país. Cuatro diputados están decidiendo sus políticas”, ha denunciado la representante del partido republicano, quien ha alertado de que “la lengua no está en venta”.

El portavoz de Unidos Podemos en materia de Educación, el diputado de En Comú, Joan Mena, también ha destacado el número de diputados con los que el PP cuenta en el Parlament. Cuatro. A su juicio, una formación con esa representación “no puede cargarse los consensos mayoritarios que hoy tiene la sociedad catalana”.

‘Segregación educativa’

“No se nos escapa que este anuncio se inscribe dentro de la guerra electoral que están protagonizando el PP y Ciudadanos”, ha apuntado Mena. “Parece, definitivamente, que las encuestas han enloquecido al PP”, ha añadido.

Por ello, desde En Comú han registrado una petición de comparecencia en el Congreso del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, a quien también trasladarán una pregunta sobre esta materia en el próximo Pleno de la Cámara Baja.

Del mismo modo, Mena se ha puesto a disposición de la comunidad educativa en Cataluña para “hacer un frente común” contra lo que considera un “mecanismo de introducción por la puerta de atrás de un elemento de segregación educativa”. “Puede ser que el PP no tenga bastante con segregar al alumnado en función de su género, incluso con dinero público”, ha declarado Mena en rueda de prensa.