Albert Rivera ha aceptado el envite del Gobierno sumándose al carro de la batalla por el castellano en la escuela catalana, un debate del que C’s ha hecho bandera desde su nacimiento, y ha reclamado hoy en Barcelona que la educación bilingüe ya sea una realidad el curso que viene en Cataluña. «Después de muchos años en los que PP y PSOE han sido incapaces de garantizar el castellano como lengua vehicular» en la educación catalana, Rivera ha acogido como una buena noticia el velado anuncio del Gobierno, pero ha dejado claro que no permitirá una marcha atrás en este terreno.

«La convivencia se llama trilingüismo» ha añadido Rivera en alusión al modelo educativo que propone C’s, en el que convivan el catalán, el castellano y el inglés como lenguas vehiculares en el caso de Cataluña, el castellano y el inglés en el de las comunidades monolingües. «Espero que no sea un anuncio coyuntural sino un cambio de verdad» ha añadido, tras recordar que su partido es clave para la estabilidad del Gobierno del PP.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, confirmó ayer en un encuentro con los líderes de Sociedad Civil Catalana que el ejecutivo estudia la inclusión en los formularios de preinscripción catalanes de la casilla para la elección del idioma de primera enseñanza, tal como había avanzado el secretario de Estado de Educación, Marcial Marín. El Gobierno se acogería a las sentencias que en los últimos años han dado la razón a diversas familias que han recurrido el sistema de inmersión lingüística para reclamar mayor presencia del castellano en la enseñanza primaria y secundaria y la posibilidad de escoger la lengua vehicular en la educación infantil.

Rivera no ha querido concretar en qué proporción debería darse la introducción del castellano, aunque las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña hablan de un 25%, lo que supondría utilizar el castellano como lengua vehicular en una asignatura a parte de la propia de castellano. El líder de C’s tampoco se ha querido posicionar sobre un eventual cambio del sistema para crear una doble línea, en catalán y en castellano. «Nuestra tesis es la del Tribunal Constitucional» ha señalado, «catalán y castellano como lenguas vehiculares juntas».

«Confío en que este anuncio sea un cambio de política del PP» y «se cumpla» ha añadido. «Sería inconcebible que dijeran esto y luego no lo hicieran, hay que acabar con una situación inaceptable». El líder naranja se ha referido además a los socialistas, a los que ha emplazado a «no volver a ponerse al lado de los independentistas» en el tema de la lengua. Una apelación inútil, de momento, puesto que el portavoz del PSOE, José Luis Ábalos, ya ha anunciado la oposición de su partido a que el Gobierno utilice el 155 para cambiar el sistema educativo catalán.