El ex presidente de la Generalitat Artur Mas ha quedado en libertad este martes en el Tribunal Supremo tras haber declarado durante tres horas ante el instructor del ‘procés’ el magistrado Pablo Llarena y ha respondido a unas 500 preguntas.

Al término del interrogatorio, la acusación ejercida por Vox ha solicitado al juez que celebre la visitilla del artículo 505 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que acuerde libertad bajo de 60.000 euros para el ex president. Sin embargo, el magistrado lo ha dejado en libertad sin medidas tras comprometerse a ponerse a disposición de la Justicia cuando se le reclame, según informan fuentes jurídicas.

Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, el ex líder de CIU ha negado formar parte del denominado comité estratégico para obtener la independencia y ha reconocido mantener reuniones «políticas» con otros líderes del ‘procés’. De la misma forma, el imputado ha hecho una distinción entre el referéndum ilegal del pasado 1 de Octubre -que ha calificado de real- y la Declaración Unilateral de Independencia – DUI- que fue «meramente simbólica».

Además, Artur Mas ha puesto en conocimiento del juez Llarena que antes de la convocatoria del referéndum participativo del 9 de noviembre de 2014, a propuesta suya, se estableció un comité discreto «a tres» entre un emisario del presidente Mariano Rajoy, otro del entonces líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba y el expresidente del Parlament Joan Rigol como su intermediario. Dichos contactos duraron año y medio y dieron escasos frutos, según la versión dada por el acusado, aunque con ello se trató de dar una salida al proceso soberanista.

«No había un comité estratégico»

Al abandonar el Tribunal Supremo, en respuesta a los periodistas, Mas ha señalado que explicó al instructor que la declaración unilateral de independencia tuvo un carácter simbólico y defiende el derecho a la soberanía de Cataluña y su derecho a decidir la independencia.

De la misma forma, el ex presidente de la Generalitat ha recalcado que «no había un comité estratégico» para hacer efectiva la declaración de una república catalana sino que se trataban de «reuniones informales para hablar de política» a las que asistió.

En contraposición, Artur Mas ha sido incluido entre los investigados por el instructor Llarena por los cargos que ejerció como presidente del partido y porque formaba parte del citado comité estratégico del procedo soberanista catalán diseñado en el documento Enfocats. Este plan de ruta fue incautado en el domicilio de Josép María Llové, mano derecha del ex vicepresidente de la Generalitat en prisión preventiva Oriol Junqueras, y de él formaría parten los principales líderes del ‘procés’.