Política

Trapero declara por tercera vez ante la juez con la sombra de la prisión de fondo

El ex mayor de los Mossos comparece este viernes en la Audiencia Nacional como imputado por dos delitos de sedición

logo
Trapero declara por tercera vez ante la juez con la sombra de la prisión de fondo
El ex mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar por un posible delito de sedición.

El ex mayor de los Mossos, Josep Lluis Trapero, a su llegada a la Audiencia Nacional para declarar por un posible delito de sedición. EUROPA PRESS

Resumen:

El ex mayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero comparece este viernes por tercera vez ante la magistrada Carmen Lamela en la Audiencia Nacional después de que la instructora le imputara un nuevo delito de sedición. La juez, que ya investigaba a Trapero por un delito de sedición por su actuación en el asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre ante la Consejería de Economía y Hacienda, amplió su imputación por este mismo delito en relación al 1-O. La juez Lamela rechazó enviar a prisión al ex jefe operativo de los Mossos, como le pedía la Fiscalía, cuando declaró como imputado la segunda vez. El Ministerio del Interior le ha despojado de funciones operativas tras destituirlo como mayor y justifica que no le haya abierto expediente al estar sustanciándose un procedimiento penal y no existe sentencia firme aún.

El ex mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero comparece este viernes por tercera vez ante la magistrada Carmen Lamela en la Audiencia Nacional después de que la instructora le imputara un nuevo delito de sedición. La juez, que ya investigaba a Trapero por un delito de sedición por su actuación en el asedio a la Guardia Civil el 20 de septiembre durante una operación policial en la sede de la Consejería de Economía y Hacienda de la Generalitat, amplió el pasado lunes su imputación por este mismo delito en relación al 1-O y lo llamó de nuevo a declarar.

La magistrada entiende que «la actuación de los Mossos el día 1 de octubre fue dirigida a obstruir cualquier actuación que bloquease el plan estratégico hacia la independencia», siendo Trapero quien «diseñó un plan premeditado para evitar actuar» contra quienes desoyeron las resoluciones del Tribunal Constitucional y participaron en el referéndum ilegal. Carmen Lamela sostiene que la «finalidad» del entonces máximo responsable operativo de la Policía de la Generalitat «estaba orientada a facilitar la celebración del referéndum y con ello la proclamación de una república catalana independiente de España, siendo consciente de que desarrollaba una actuación al margen de las vías legales».

Con este escenario, y con la anterior petición de prisión incondicional por parte del Ministerio Público, Trapero afronta este viernes una nueva cita con la Justicia. Tampoco favorece al ex mayor que la Fiscalía de la Audiencia Nacional haya pedido ampliar la investigación por sedición en relación al 1-O a la cúpula de los Mossos que entonces integraba el director Pere Soler y el ex secretario general de Interior César Puig. La juez, de momento, no se ha pronunciado sobre dicha medida.

El pasado 16 de octubre, Lamela dejó en libertad a Trapero con medidas cautelares –retirada del pasaporte y obligación de comparecer cada 15 días en el juzgado-, rechazando decretar prisión sin fianza para el investigado. La Fiscalía considera, sin embargo, que es un error que el ex jefe de la Policía Autonómica catalana continúe en libertad, por lo que es probable que el Ministerio Público vuelva a reiterar este viernes la petición de cárcel ya efectuada hace cuatro meses.

Despojado de funciones operativas, el alto mando de los Mossos d’Esquadra ha dedicado los últimos cuatro meses a preparar su defensa. La primera medida que adoptó el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras aprobar el Senado las medidas propuestas por el Gobierno en aplicación del artículo 155 de la Constitución fue mandar al Boletín Oficial del Estado (BOE) la destitución de Josep Lluís Trapero como mayor de la Policía de la Generalitat.

Despojado de funciones operativas tras su destitución como mayor, Trapero ha dedicado los último cuatro meses a preparar su defensa

El departamento que dirige Zoido ha eludido abrirle expediente disciplinario, con el argumento de que sería «improcedente» al estar sustanciándose un procedimiento penal que no tiene aún sentencia firme. «En ese momento podría exigirse, en su caso, la eventual responsabilidad disciplinaria, sobre la base de los hechos declarados probados por la mencionada resolución penal», justificó el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, en respuesta a una petición de información a través del Portal de la Transparencia formulada por este periódico.

Como desveló El Independiente, el titular de Interior le encomendó una función concreta: la revisión y actualización de la normativa que desarrolla el estatuto de los funcionarios del Cuerpo de Mossos d’Esquadra y que preveía la Ley de la Policía de la Generalitat, en vigor desde agosto de 1994. Se trataba de una norma que veía la luz 11 años después de la refundación del Cuerpo y que venía a establecer los principios de actuación, las funciones y el régimen funcionarial y estatutario de los miembros que lo componían, así como la organización de la seguridad pública en la comunidad catalana.

«Se trata de funciones adecuadas a su titulación universitaria”, justifica Interior, que recuerda que el ex responsable operativo de los Mossos es “licenciado en Derecho”. Josep Lluís Trapero obtuvo esta licenciatura en 2006 tras cursar los estudios en la Universidad Abierta de Cataluña, un centro que imparte la enseñanza sólo bajo la modalidad on line y que tiene su sede en Barcelona.