El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha decidido aplazar el pleno previsto para el lunes a las 10 de la mañana, en el que se debía votar la investidura de Jordi Sánchez. Tras la decisión del Tribunal Supremo de no permitir su salida de prisión provisional, y tras anunciar sus abogados que recurrirán ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), Torrent ha decidido aplazar la convocatoria para dar tiempo a desarrollar su estrategia a la defensa del ex presidente de la ANC.

Es la segunda vez que Torrent aplaza un pleno de investidura, después de que hiciera exactamente lo mismo con el de Carles Puigdemont, el mismo día en el que éste se había convocado. En esta ocasión, lo hace con algo más de 48 horas de antelación. Esta tarde, había mantenido una reunión de 15 minutos con los representantes en el Parlament de la candidatura de Junts per Catalunya, tras la que había declarado que agotaría «todas las vías posibles» para defender los derechos políticos de Jordi Sánchez.

En cualquier caso, la investidura de Sánchez no tenía visos de salir adelante sin el apoyo de la CUP, que este viernes ha insistido en que rechazan el acuerdo alcanzado por Junts per Catalunya y ERC, que tachan de autonomista y poco comprometido con el desarrollo e implementación de la república, que dan por declarada desde el pasado 27 de octubre. No reconsiderarán su posición hasta el próximo sábado 17 de marzo, por lo que el bloqueo se mantendrá en Cataluña al menos una semana más.