El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha oficializado la candidatura de Jordi Sánchez, ex presidente de la ANC y número dos de JxCat, a la investidura como presidente de la Generalitat. Imputado por rebelión dentro de la causa que instruye el Tribunal Supremo contra los líderes del 1-O, Sánchez tendrá que pedir autorización ahora al juez Pablo Llarena para acudir al pleno de investidura, para el que Torrent no ha fijado fecha todavía.

JxCat había pedido este lunes formalmente a Torrent que convoque un nuevo pleno de investidura con Jordi Sánchez como candidato. El partido de Carles Puigdemont sigue adelante con su propuesta pese al portazo escenificado por la CUP este fin de semana, aunque pide a Torrent, eso sí, «que no convoque el pleno en 48 horas» para tener margen para negociar el apoyo de los antisistema a la investidura.

Así lo anunció la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, tras reunirse junto a Eduard Pujol con el presidente del Parlament, dentro de la nueva ronda de contactos con los partidos para acordar un candidato a la investidura. Sólo JxCat y ERC han confirmado su apoyo a la investidura de Jordi Sánchez, propuesto por Puigdemont tras renunciar a ser elegido president por la vía telemática. Pero ambos partidos han anunciado que cerrarán en horas el acuerdo de investidura definitivo que podrían hacer público el miércoles, con el que confían en obtener el apoyo de la CUP.

El apoyo de la CUP, imprescindible

Ni JxCat ni Esquerra se plantean pedir a Puigdemont y Antoni Comin que renuncien a sus actas de diputado para garantizar la elección de Sánchez en segunda vuelta, como ha señalado el ex conseller de Interior Joaquim Forn, en prisión sin fianza por su participación en el 1-O. Para Artadi, la investidura debe visibilizar «la unidad de las tres fuerzas independentistas» por lo que no se plantean la renuncia del líder del partido a su escaño.

La líder de ERC, Marta Rovira, ha coincidido con Artadi en señalar la inminencia del acuerdo y en rechazar una investidura sin la CUP. «Para trabajar por la república primero tenemos que recuperar las instituciones catalanas» ha argumentado la republicana quien se ha mostrado dispuesta a negociar con la CUP todas las opciones «para que sean valoradas en función de los apoyos electorales que han tenido». Una forma de recordar la caída a cuatro diputados de los antisistema en los últimos comicios.

Los autos del Tribunal Supremo y el Constitucional sobre la investidura de Puigdemont «abren las grietas» para el permiso de Sánchez, asegura Artadi

Artadi se ha mostrado convencida además de que el juez Pablo Llarena, que instruye la causa contra los líderes independentistas en el Tribunal Supremo, no podrá negar el permiso para asistir al pleno de investidura a Sánchez tras los precedentes fijados tanto por el TS como por el Tribunal Constitucional con el intento de investidura de Puigdemont. Entonces Llarena reconoció el derecho a la participación de Sánchez y Oriol Junqueras, aunque negó su salida de prisión.

Pero el Constitucional dejó claro en las medidas cautelares dictadas para la investidura de Puigdemont que debía ser presencial, por lo que, en opinión de la portavoz independentista «ellos mismos han abierto las grietas» para que Llarena se vea obligado a permitir la participación de Sánchez en el pleno de investidura.

En cuanto Torrent firme y publique las resoluciones de convocatoria de la investidura, el abogado de Sánchez, Jordi Pina, formalizará la petición de salida de su representado ante el TS para que pueda asistir al pleno, ha explicado Artadi.

Respecto a la efectividad de esa presidencia ejercida desde prisión, Rovira se ha limitado a señalar que su partido siempre ha exigido que «la investidura permita un gobierno efectivo desde el primer momento» y considera que esta condición se cumplirá con Sánchez, pese a que el president no acuda a las reuniones del Consell Executiu.