La Assemblea Nacional Catalana (ANC) renueva este fin de semana su secretariado. Un proceso electoral con dos candidaturas en liza y una polémica abierta por la exclusión del periodista y ex líder de la CUP Antonio Baños de la carrera electoral. De hecho, la dirección de la ANC ha dejado fuera de la convocatoria a 18 candidatos, mientras se mantienen en liza las candidaturas lideradas por David Minoves -ex alto cargo de ERC- y Adrià Alsina, actual jefe de prensa de la entidad, como principales aspirantes a suceder a Jordi Sánchez.

La purga en las candidaturas, recurrida por Baños, ha obligado a la ANC a posponer el inicio de las votaciones telemáticas que debían empezar ayer hasta las 14.00 horas de hoy para atender a los recursos de las candidaturas excluidas. Los 50.000 asociados de la entidad tienen hasta la medianoche del viernes para emitir su voto por vía telemática y el proceso se completará el sábado con una votación presencia en la sede de la Asamblea en Barcelona.

La bronca se desató en la presentación de candidatos celebrada ayer noche en Barcelona, a la que ha seguido hoy el anuncio de Baños de que recurrirá su exclusión en las elecciones de la ANC, supuestamente por haber participado en una tertulia de RAC1 en la que el conductor comentó su candidatura a presidir la Asamblea.

El propio vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, ha reconocido en twitter que “si Baños no puede ser candidato al Secretariado Nacional de la ANC es que estamos haciendo alguna cosa mal”, en respuesta al diputado de JxCat y ex presidente de Òmnium Quim Torra, quien había criticado esta exclusión. Tras lo cual ha optado por ampliar el plazo de recursos para poder “recuperar” la candidatura de Baños.

La Asamblea se ha convertido en una de las entidades que de forma más clara marca el paso a los partidos políticos en Cataluña, un actor político fundamental para explicar el procés secesionista que este fin de semana debe completar el proceso de renovación de su secretariado nacional. En los últimos cuatro años Jordi Sánchez ha llevado las riendas de la entidad con un discurso siempre próximo a las tesis de CDC primero y el PDCat después que no siempre ha gustado a ERC, más cómoda en tiempos de Carme Forcadell.

Las dos candidaturas en liza ahora también expresan los dos discursos que conviven hoy en el independentismo catalán. Alsina, miembro de la actual dirección en tanto que responsable de prensa, representa a los “legitimistas” que defienden la reivindicación del 1-O y la implementación de la república como objetivo prioritario de la entidad nacida, precisamente, para conseguir la independencia de Cataluña. Un discurso muy próximo al entorno más cercano de Carles Puigdemont.

Frente a él, Minoves lidera el sector de quienes abogan por la transversalidad de la ANC, con un acercamiento a los comités de defensa de la república (CDR) impulsados por la CUP. Paradójicamente este grupo reclama tiempo para ampliar la base del independentismo y defiende la necesidad de “replantear la estrategia” tras la fallida proclamación de independencia del 27 de octubre.

Ex militante de Esquerra y responsable de la Agencia de Cooperación de la Generalitat con el tripartito -gestión por la que fue amonestado por la Sindicatura de Cuentas, que cuestionó el uso de tarjetas de crédito para fines personales- David Minoves preside en la actualidad el CIEMEN, la entidad responsable de organizar la pitada al Rey en la manifestación posterior a los atentados de Barcelona y Cambrils.