Un centenar de personas se han concentrado esta tarde en la plaza Sant Pere de Girona para quemar fotos del rey Felipe VI y celebrar con un brindis la sentencia que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dio a conocer este pasado miércoles.

El Tribunal de Estrasburgo ha condenado a España por condenar a cárcel a los dos manifestantes que quemaron en Girona en 2007 una foto gigante de los Reyes, que constituyó «una injerencia en la libertad de expresión que no fue proporcionada con el fin perseguido».

Al acto de este sábado, convocado por la CUP y entidades como Arran, Endavant y el SEPC, han asistido representantes políticos como el concejal de la CUP en Girona Lluc Salellas, o el exdiputado y también abogado de los encausados por quemar fotos del monarca en 2007 Benet Salellas.

Lluc Salellas ha agradecido a los asistentes su solidaridad y ha dicho que «la monarquía española es autoritaria» y que su papel debe ser ahora continuar «luchando para que la república sea un hecho y la monarquía borbónica sea pasado».

El pasado viernes, la convocatoria de los Comités de Defensa de la República consiguió su objetivo y bajo el acto bautizado como Borbón y Constitución al foguerón varias personas quemaron fotos del Rey y ejemplares de la Constitución Española.

A través de los grupos de whatsapp, se invitaron a sus seguidores a llevar fotos del rey «impresas o fotocopiadas» y material para prenderles fuego. Situación que se ha materializó en Barcelona y Sabadell.