Política CONGRESO

El sueldo de los diputados subirá como mínimo un 1,5% si hay Presupuestos en 2018

El Congreso de los Diputados fijó en septiembre una subida salarial de al menos el 1,5%, en sintonía con la subida para los funcionarios.

logo
El sueldo de los diputados subirá como mínimo un 1,5% si hay Presupuestos en 2018
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de espaldas, durante su intervención en la sesión de control del Congreso.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de espaldas, durante su intervención en la sesión de control del Congreso. EFE

Resumen:

Si se aprueban los Presupuestos de 2018, los diputados cobrarán un 1,5% más. El Congreso decidió el pasado mes de septiembre esta subida, que va en sintonía con la subida salarial que el Gobierno tiene prevista para los funcionarios y que al final se ha fijado en un 1,75%. Ese incremento de los parlamentarios supone cerca de 50 euros más cada mes.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha propuesto este fin de semana limitar la subida salarial de diputados, senadores y miembros del Gobierno al 0,25%, en consonancia con la previsión de subida que se aplica a los pensionistas. El líder socialista ha tenido que aplicar la medida de puertas para dentro y ha limitado su subida salarial a esa cantidad.

Las retribuciones de los parlamentarios se redujeron un 10% en 2010, cuando empezaron los recortes

La Mesa del Congreso aprueba anualmente sus propias cuentas y éstas se incluyen después en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Como el año pasado el Gobierno no aprobó proyecto alguno por falta de apoyos, se están aplicando las cuentas de 2017 prorrogadas, aunque el órgano de gobierno de la Cámara ya dejó aprobada su previsión para 2018.

Ahora que el Ejecutivo está decidido a dar luz verde al proyecto presupuestario, aquel acuerdo de la Mesa del Congreso aprobado en septiembre sin votos en contra se incluirá en la ley que el Consejo de Ministros estudiará la próxima semana. En concreto, la Mesa que preside Ana Pastor tiene programada una subida del 1,5% para las retribuciones de los parlamentarios, similar a la de los empleados públicos, pero ahí ya se incluyó la salvedad de que la cifra definitiva dependería de las negociaciones que Hacienda llevaba a cabo con los sindicatos. Es decir, el incremento puede llegar al 1,75%, que es lo que se ha pactado en la Mesa de la Función Pública para 2018.

Las retribuciones de los parlamentarios, que fueron objeto de una reducción del 10% en 2010, cuando empezaron los ajustes presupuestarios por la crisis económica, estuvieron congeladas hasta el ejercicio de 2017, año en el que tuvieron un aumento de un 1%, igual que los funcionarios.

Los complementos también suben en la misma proporción

Desde entonces su ‘sueldo base’ (asignación constitucional) es de 2.842,01 euros al mes. De aplicarse el incremento del 1,75% previsto para los empleados públicos, esta cantidad se elevaría en 49,7 euros, hasta los 2.891,71 euros mensuales. Y la subida afectaría también a los complementos que cobran los diputados en función de los cargos que ocupan en la Cámara.

El sueldo de los diputados, que es igual que el que perciben los senadores, ha vuelto al debate político estos días a raíz de las manifestaciones de los pensionistas. Y es que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha propuesto que los miembros del Gobierno y los parlamentarios cobren sólo un 0,25% más, lo mismo que van a subir las pensiones, en solidaridad con los jubilados. De momento, se lo van a aplicar los miembros de la dirección del PSOE que no cobran de las Cámaras.

Y más lejos aún ha ido Podemos, cuyo secretario de Organización, Pablo Echenique, quien ha abogado directamente por recortar el salario de sus señorías. «Las pensiones contributivas en nuestro país suponen de media 1.000 euros al mes. Los diputados ganan de media más de 4.000 euros al mes seguramente. Creo que más que proponer que se suba el sueldo a sus señorías, lo que habría que hacer es bajárselo», ha defendido. De hecho, Echenique ha puesto de ejemplo el caso de Podemos, cuyo código ético obliga a los parlamentarios de su formación a donar parte de su sueldo, para no percibir más de tres salarios mínimos.