La «advertencia» de Pedro Sánchez al Gobierno para que suba las pensiones en función del IPC se ha vuelto en su contra como un búmeran. El secretario general del PSOE avisaba el domingo al Ejecutivo de que propondrá que el sueldo de los ministros, los diputados y los senadores sólo suban un 0,25% en solidaridad con los pensionistas.

“Si continúa sin escuchar a los jubilados y jubiladas en su reivindicación para que se levante esta dictadura del 0,25%, le advierto de que en el debate de los Presupuestos llevaremos que el Gobierno, diputados y senadores también liguen la evolución de su sueldo al 0,25% en solidaridad y coherencia con los jubilados y jubiladas de este país”, aseguró.

Sus propuesta fue calificada de inmediato en las redes sociales como demagógica y populista. Mensajes como el del economista José Carlos Díaz, que se encargó de la ponencia económica del PSOE durante el mandato de la Gestora, dieron pie a la propuesta forma de Podemos de que Sánchez diera ejemplo en primera persona.

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha propuesto directamente que los diputados y los ministros, en vez de subirse un 0,25 por ciento el sueldo como los pensionistas, deberían bajárselo.

«Las pensiones contributivas en nuestro país suponen de media 1.000 euros al mes. Los diputados ganan de media más de 4.000 euros al mes seguramente. Creo que más que proponer que se suba el sueldo a sus señorías, lo que habría que hacer es bajárselo», ha defendido en la rueda de prensa. De hecho, Echenique ha puesto de ejemplo el caso de Podemos, cuyo código ético obliga a los parlamentarios de su formación a donar parte de su sueldo para no percibir más de tres salarios mínimos.

«Parecería más sensato, cuando los sueldos de los diputados son tan superiores y diferentes a las pensiones, que se vaya mas allá y en vez de proponer una subida mínima se proponga una bajada. Pensamos que eso sería bastante más sensato y acercaría a los diputados a la vida corriente de la gente en nuestro país. Es algo muy sano que los dirigentes vivan como vive su pueblo», ha destacado.

 

Preguntada sobre la controversia este lunes en Ferraz, la número 2 del PSOE, Adriana Lastra, ha anunciado que el propio Sánchez y la Ejecutiva socialista se subirán el sueldo este año sólo ese 0,25%. La vicesecretaria general del PSOE ha explicado que se trataba de una «propuesta simbólica», porque «evidentemente eso no resuelve ningún problema». «Sería un gesto, también por parte del Gobierno de la nación», ha aclarado.

El secretario general del PSOE cobra del partido un sueldo de 4.134,23 euros netos al mes. Con 14 pagas, su salario bruto anual asciende a 102.273,22 euros, lo que supone un 28% más de lo que gana Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Si se descuenta el importe que Sánchez paga al partido cada año en concepto de donación, su salario bruto anual se queda en 94.923,22 euros. El líder aporta asimismo una cuota de afiliado de 84 euros al año.

De los 49 miembros que componen la dirección del partido sólo cinco, incluido Sánchez, cobran una nómina del PSOE al no percibir otra remuneración o haber renunciado a su empleo anterior precisamente para dedicarse al PSOE, como es el caso de la presidenta de la formación, Cristina Narbona. La ex ministra de Medio Ambiente del Gobierno de Zapatero renunció a su puesto de consejera en el Consejo de Seguridad Nuclear para aceptar la oferta de Sánchez de presidir el PSOE. Como miembro de la Ejecutiva cobra un sueldo cercano al del líder, 4.115,23 euros netos al mes en 14 pagas, si bien aporta al partido 7.350 euros al año en concepto de donación, más una cuota de 60 euros como afiliada.

Los sueldos, un tema «sabroso»

«El tema de los sueldos siempre ha sido muy sabroso y algunos lo disfrutan mucho», ha reprochado Lastra, que ha recordado que los salarios del PSOE están publicados en la web. La dirigente ha explicado que Sánchez no se subió el sueldo, sino que se puso uno en el PSOE equivalente al de otros líderes políticos y cargos institucionales. «En el PSOE hay transparencia, me gustaría que otros partidos hicieran lo mismo», ha puntualizado. En este sentido ha criticado el mensaje en Twitter de José Carlos Díez, porque «Pedro no se sube un sueldo, se pone un sueldo».

Adriana Lastra ha salido al paso de la polémica por las ausencias de referentes del partido y barones en la Escuela de Buen Gobierno del PSOE que se ha celebrado este fin de semana asegurando que «no se ha excluido a nadie», por lo que si alguien «se ha excluido» lo ha hecho voluntariamente en una decisión «legítima y personal».

Sobre las encuestas que sitúan al PSOE como tercera fuerza política tras PP y Ciudadanos, Lastra ha criticado que algunos sondeos, «más que reflejar una tendencia parece que quieren crear una tendencia», antes de recordar que esos estudios demoscópicos suelen «fallar estrepitosamente» como lo hicieron sobre la ventaja de Ciudadanos y Podemos sobre el PSOE en las elecciones generales de 2015 y 2016.