EN VIVO

Siga la intervención de Mariano Rajoy Convención Nacional del Partido Popular

Elecciones Cataluña 21-D

Política

Dirigentes del PSOE abogan por moderar los ataques a C’s: “Habrá que entenderse con ellos”

logo
Dirigentes del PSOE abogan por moderar los ataques a C’s: “Habrá que entenderse con ellos”
Pedro Sánchez y Albert Rivera.

Pedro Sánchez y Albert Rivera. EP

Resumen:

Dirigentes territoriales y federales del PSOE ven inevitable un entendimiento con Ciudadanos tras las elecciones municipales y autonómicas de 2019, especialmente en Madrid, Andalucía y Barcelona.

El partido de Albert Rivera cambia de estrategia y quiere gobernar en las ciudades donde gane formando coaliciones.

“El PSOE no puede virar de la noche a la mañana, hay que hacerlo poco a poco”, señalan dirigentes del partido, después de que Pedro Sánchez haya identificado a C’s con Vox y que su número 2 comparara a Rivera con el fundador de la Falange.

El auge electoral de Ciudadanos preocupa a los dirigentes territoriales y federales del PSOE de cara a las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales. “Tarde o temprano habrá que entenderse con ellos”, aseguran desde varias federaciones, que abogan por intentar pactar con el partido de Albert Rivera a todos los niveles, incluso para hacer presidente del Gobierno a Pedro Sánchez.

Por este motivo, en el seno del PSOE se repiten las voces que proponen moderar los ataques dirigidos a C’s por parte de la cúpula socialista. Quieren así preparar el terreno para futuras negociaciones y evitar que la militancia y los votantes se extrañen de posibles coaliciones de gobierno con el partido de Rivera desde el ámbito municipal hasta el nacional. “Un barco tan grande como el PSOE no puede virar de la noche a la mañana, tiene que ir haciéndolo poco a poco”, advierten.

Los socialistas han gobernado España cuando han ganado las elecciones en las dos comunidades más pobladas: Andalucía y Cataluña. En ambas, ahora mismo, Ciudadanos se sitúa como primera fuerza en intención de voto, con la victoria de Inés Arrimadas el 21-D, y según encuestas como la denominada el CIS andaluz.

Esa hegemonía del partido de Rivera ha provocado un endurecimiento de los reproches que le dedica la cúpula socialista, que intencionadamente ha dejado de atacar a Podemos para intentar atraer al votante de centro-izquierdas que pueda decantarse hacia Ciudadanos. Con ese objetivo, la Ejecutiva de Pedro Sánchez está haciendo hincapié en las diferencias del modelo social de ambos partidos y asegurando que las políticas que defiende C’s “hacen bueno al PP”.

El PSOE subió el tono contra Ciudadanos en la campaña electoral de las catalanas. “Ciudadanos es el Vox de la política española. Se ha situado a la derecha del PP”, aseguró entonces Pedro Sánchez en una entrevista en Cuatro, en la que se mostró muy reticente a volver a intentar un Gobierno con el partido de Rivera como lo intentó en marzo de 2016, cuando ambos firmaron un pacto de investidura. “Mi determinación y mi decisión es siempre intentar entenderme con la izquierda”, aseguró.

“Todas sus intervenciones ahora son recentralizadoras, hablan de quitar competencias a las comunidades y los ayuntamientos en un discurso netamente de derechas que ni el PP. Ciudadanos hace bueno al PP en todas las políticas relativas a educación, sanidad y sobre todo con el modelo territorial. Quien nació diciendo que era Adolfo Suárez y acabó siendo José Antonio es Albert Rivera”, aseguró días después la número 2 del partido, Adriana Lastra, en rueda de prensa en Ferraz.  Minutos después, se disculpó por la comparación de Rivera con el fundador de la Falange.

Mientras, Ciudadanos seguía restando voto a los socialistas. El CIS de enero reveló que aumenta el porcentaje de electorado del PSOE que se plantea votar a Ciudadanos. Si en el barómetro de octubre lo hacían el 2,7% de los votantes socialistas, en el de enero se registra un 5,9% de simpatizantes socialistas que se inclinan por confiar en Ciudadanos.

La encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas muestra, además, que C’s se impone en los municipios de más de 50.000 habitantes, se dispara en las ciudades de más de 400.000 y se sitúa a la cabeza de intención de votos en capitales como Madrid o Barcelona.

En la Ciudad Condal cosechó 217.621 votos en las elecciones catalanas, el 23,9% de los sufragios, y se impuso tanto en Sarrià-Sant Gervasi, bastión habitual de la clase alta convergente, como en Nou Barris, barrio obrero y feudo clásico del PSC. Además, ganó y superó el 30% en L’Hospitalet, Badalona, Tarragona, Mataró, Santa Coloma y Reus.

La situación preeminente del partido de Rivera preocupa especialmente en el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, donde los socialistas temen una victoria de C’s y verse en la tesitura de tener que apoyar a sus candidatos frente a Manuela Carmena o Cristina Cifuentes. Ese respaldo que podría servir de contrapartida para mantener otras presidencias autonómicas y alcaldías socialistas en el resto de España.

Hasta ahora, Ciudadanos ha querido preservar su marca con la decisión de apoyar gobiernos pero sin entrar en ellos, como hizo en la Comunidad Madrid, Murcia o Andalucía. En 2019 cambiará la estrategia e intentará gobernar donde gane las elecciones con los ojos puestos especialmente en la capital de España.

En ese contexto, los dirigentes territoriales socialistas se muestran partidarios de negociar y hasta gobernar en coaliciones con Ciudadanos, por lo que pretenden ir allanando el camino a futuros entendimientos.