El PP se proclamaría vencedor de las elecciones con un 26,3% de la intención de voto, según el barómetro del CIS publicado este lunes. El PSOE de Pedro Sánchez continuaría en segunda posición con un 23,1%. Ciudadanos se quedaría en la tercera plaza con el 20,7% del voto, superando por primera vez a Podemos, que pasa a ser cuarta fuerza aunque crece respecto al último barómetro y se mantiene en el 19%. El auge de Ciudadanos, que mantiene su tendencia al alza en intención de votos, le permite dar el ‘sorpasso’ a Unidos Podemos a pesar de que el partido de Pablo Iglesias recupera medio punto.

El partido de Albert Rivera supera al de Pablo Iglesias y crece un 3,2% respecto al último barómetro, aprovechando el impulso dado por la situación en Cataluña. El conflicto catalán pasa factura a los dos grandes partidos: el PP cae un 1,7% respecto a noviembre y el PSOE un 1,1%. Podemos aumenta en medio punto su intención de voto. El trabajo de campo de la encuesta se realizó entre el 2 y el 14 de enero, tras las elecciones del 21-D.

El PP sigue en caída libre: pierde siete puntos desde las elecciones generales

Los sondeos electorales del CIS desde comienzos de año pasado muestran clara la tendencia a la baja del partido de Mariano Rajoy, que casi se deja siete puntos respecto a sus resultados en enero. El Partido Popular mantiene una línea descendente desde el CIS de octubre de 2016, en el que registró su máximo, con una intención de voto (34,5%) superior incluso a su resultado en las elecciones generales del 26-J (33,03%).

Sostenida es también es la línea ascendente de Ciudadanos, que partió de un 14,2% para situarse en el 20,7% de intención de voto doce meses después. Sólo se produce un ligero cambio de tendencia en los casos del PSOE, que cae medio punto respecto al CIS de noviembre, a pesar de su línea ascendente en este periodo. Unidos Podemos, por su parte, también cesa su caída sostenida desde enero, cuando registraba un 21% de intención de voto hasta el CIS de noviembre, cuando alcanzó sólo un 18,5%. En este nuevo sondeo se recupera medio punto y llega al 19%.

El sondeo recoge la situación política generada tras la crisis soberanista en Cataluña y la aplicación del artículo 155 de la Constitución tras un acuerdo entre el Gobierno, Ciudadanos y el PSOE. Podemos se quedó fuera de ese pacto e incluso presentó un recurso ante el Tribunal Constitucional para acabar con esa intervención.

El anterior barómetro electoral del CIS, publicado en noviembre y realizado durante la primera semana de octubre, ya anticipaba el sorpasso de Ciudadanos a Unidos Podemos. Entonces, el PP lideraba la intención de voto con un 28%, seguido por el PSOE (24,2%). Unidos Podemos mantenía un 18,5%, justo un punto por delante de Ciudadanos.

Las tendencias electorales coinciden con la valoración ciudadana de los principales líderes políticos: Albert Rivera supera unas décidas su propia marca y es el mejor puntuado con una nota media de 4,01. En segundo lugar se sitúa el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con 3,68 puntos. Pablo Iglesias sigue siendo el peor valorado, con sólo 2,54 de nota, a pesar de que no sufre el desgaste de gobernar. Mariano Rajoy, que sí lo hace, le supera por décimas con 2,87 de nota.

Rivera se consolida como líder mejor valorado e Iglesias como el peor

La preocupación de los ciudadanos por la corrupción crece 3,4 puntos en el barómetro de enero del CIS, con un porcentaje del 351%, mientras la inquietud por la independencia de Cataluña sigue bajando y se sitúa en el 14,9 por ciento, 1,8 puntos menos que en la anterior encuesta de diciembre.

El paro, con el 65,8 por ciento, continúa en cabeza como el principal problema de los españoles, aunque con menos repercusión, porque en el anterior muestreo alcanzaba el 66,8%.

La corrupción sigue en segundo lugar, los políticos en el tercero (24,3%), los problemas económicos repiten en cuarta posición (23%) y la preocupación por Cataluña se mantiene igualmente en el quinto, aunque algo rebajada.

En cuanto a la percepción de la situación política, sigue siendo muy mala, aunque experimenta una ligera mejora, ya que el 69,9% la ve “mala” o “muy mala” frente a al 73,4 que pensaba así en diciembre, mientras los que la ven “buena” o “muy buena” suman ahora el 3,4, cuando en diciembre eran el 3,1%.