Inés Arrimadas ha sido implacable en su réplica al discurso de investidura de Jordi Turull. Ha recogido la decepción que expresaban las caras en la bancada independentista al asegurar que no ha convencido ni a los suyos, ha asegurado que no es un candidato real a la investidura porque nadie espera que sea presidente de la Generalitat y le ha dejado claro que «no puede ser la solución porque forma parte del problema».

«Ha sido capaz de decepcionar a todo el mundo» le ha espetado a Turull. «No ha venido con la valentía de reconocer la realidad, que no hay república, independencia, ni arcadia feliz de la cataluña independiente. Ni ha venido a decir lo que la gente a la que han ilusionado quería escuchar, ni independencia ni república».

«Tampoco ha dicho que va a respetar la legalidad y el terreno democrático» ha lamentado Arrimadas, que ha advertido que Turull y el programa que representa, no pueden servir para reconstruir los puentes entre catalanes o con el resto de España porque fueron los que los rompieron. «Forma parte del problema, ha sido de los que han liderado el barco. Era el portavoz del gobierno del choque institucional».

Arrimadas ha insistido además en lo que ya advirtió ayer, que Turull «no está aquí para ser presidente, nadie quiere en su grupo que lo sea y solo hay que escuchar su discurso para saberlo». En este sentido, ha recordado la larga trayectoria política del candidato y los años de gobierno de Convergencia para recordar que todas las medidas propuestas «hace años que están en su cajón, mientras ustedes gobernaban».

«Lo único que les pido» ha concluido,  «es que no alarguen más esta novela del procés, los catalanes no se merecen perder más tiempo, más oportunidades y más amigos. Cata se va a volver a levantar a pesar de ustedes y todo lo que han roto».