Francia ha dejado en libertad al primero de los siete preso de ETA que había trasladado a cárceles cercanas al País Vasco. Se trata de Jon Salaberria al que el pasado 9 de marzo trasladó desde la prisión de Alençon, a 830 kilómetros de Euskadi. De este modo Salaberria apenas ha cumplido dos semanas de su condena de 12 años en un centro penitenciario cercano a la frontera con Biriatou. Fue condenado por pertenencia a ETA en 2008 junto a los dirigentes de la organización Xabier López Peña, ‘Thierry’, y Aihnoa Ozaeta, condenados a 20 y 16 años de prisión respectivamente.

Salaberria había sido acercado a la prisión de Mont de Marsan, en la región de Las Landas, junto a los presos de ETA Raúl Aduna y Josu Urbieta. El paso dado por la Justicia francesa responde a la decisión de acercar a los presos de la organización terrorista que no tengan delitos de sangre y tengan la mayor parte de su condena cumplida. Los traslados comenzaron a final de febrero con los miembros de la banda, Zigor Garro Pérez y Julen Mendizábal. El primero de ellos fue acercado desde la prisión  de Saint Maur, ubicada a casi 550 kilómetros de la frontera de Biriatou, al centro penitenciario de Mont de Marsan. En el caso de Mendizábal el traslado se produjo desde la prisión de Osni, en la periferia de París, situada a algo más de 800 kilómetros de la frontera con el País Vasco, a la misma prisión de Mont de Manrsan.

Salaberria, que recupera la libertad tras permanecer diez años preso, es un viejo conocido de la izquierda abertzale. Fue detenido en 2008 en Burdeos y cumplía 12 años de condena por haber formado parte del aparato político y de propaganda de ETA.

Nacido en San Sebastián en 1969, fue parlamentario por Euskal Herritarrok y Sozialista Abertzaleak en la Cámara de Vitoria a finales de los 90. En el historial de Salaberria figuran numerosas detenciones y procesamientos por su actividad política y por delitos vinculados a la ‘kale borroka’. Su primera detención se remonta a 1995 acusado de pertenecer a los grupos de apoyo de ETA.

Antes que parlamentario, Salaberria fue dirigente de Jarrai, las juventudes de la izquierda abertzale. En 2005 huyó de España y se refugió en Francia, donde fue detenido en una operación de la policía francesa en la que también fueron arrestados Igor Suberviola y Ainhoa Ozaeta, todos ellos condenados por su pertenencia a ETA. Durante el juicio celebrado en París en mayo de 2014 alabaron la figura de quien fuera jefe de ETA, Xabier López Peña, ‘Thierry’.