Toni Roldán (Barcelona, 1983) ha pasado su Semana Santa con la satisfacción del deber cumplido. Ciudadanos se atribuye la bandera de conseguir unos «Presupuestos naranjas» después de decir, incluso, que ha «retorcido el brazo» al Gobierno para sacar adelante sus propuestas económicas y sociales, algo que no ha sentado bien en el PP. No obstante, el portavoz de Economía de la formación considera que lo importante ahora, «más que las pataletas de Montoro, es conseguir acuerdos para que se hagan realidad». Con ello no se dirige al PNV sino al PSOE, a quien reprocha que no se sume y se cierre en el «no es no». Sólo unas horas después de anunciar el acuerdo con el Gobierno, los diputados de ambas formaciones se intercambiaron reproches a través de Twitter. «No terminamos de entender qué es lo que quiere el PSOE, y si quiere algo más, lo que tiene que hacer es sumarse», apunta.

P.- ¿Cómo definiría estos Presupuestos?

R.- Es un presupuesto muy social y progresista y al mismo tiempo creo que aborda las cuestiones más urgentes. Hay una rebaja de impuestos y cumple con el objetivo de déficit.

P.- ¿Cómo se siente tras el acuerdo de los Presupuestos? En el Gobierno les reprochan que se cuelguen la medalla.

R.- Yo estoy muy contento con el acuerdo. Mi trabajo es conseguir cosas para los españoles, no pelearme por quién se lleva la bandera. Lo llevábamos en las exigencias con le PP  en los 150 puntos, todos estos temas que hemos acordado eran reivindicaciones nuestras desde el complemento salarial hasta la ampliación de permisos de paternidad. Lo importante ahora, más que las pataletas de Montoro, es conseguir acuerdos para que se hagan realidad y devolver a los ciudadanos el esfuerzo que han hecho estos años, que es para lo que sirven los Presupuestos.

P.- ¿Cuál es la partida que considera más relevante?

El señor Rajoy está gobernando gracias a nosotros, hay que recordarlo, por lo que es normal que seamos exigentes»

R.- Desde luego la bajada de impuestos es muy importante, va en la línea de lo que habíamos exigido y hay mucha gente que se verá beneficiada… Mejora la vida sobre todo de los que les cuesta llegar a fin de mes. Estoy muy contento también con el paquete de conciliación que hemos conseguido, que es una semana más de baja de paternidad que se suma a las dos que ya habíamos conseguido. Es un paso más hacia la igualdad y busca penalizar un poco menos a las mujeres en el mercado laboral y fomentar la natalidad. Ese paquete me parece muy importante porque estamos a la cola de Europa en las políticas de conciliación. Y el complemento salarial para jóvenes, que han perdido el 25% del poder adquisitivo y son los más perjudicados por la pésima regulación laboral que tenemos. Tiene además la ventaja de que es a coste cero porque la financia la Unión Europea.

P.- ¿Qué es lo que más ha costado sacar adelante?

R.- Tuvimos que pelear la equiparación salarial entre policías y guardias civiles porque es bastante dinero, pero creo es de justicia porque todo el mundo entiende que por hacer el mismo trabajo en cualquier parte de España se cobre lo mismo. Esto parece que no lo habían entendido y parece que ya han decidido que sí.

P.- ¿Supone este acuerdo con el gobierno una reconciliación después de la tensión tras su victoria en Cataluña?

R.- Bueno, nosotros hemos marcado la línea en Cataluña y seguimos marcándola en los Presupuestos. Son unos presupuestos muy naranjas. No había una ambición reformista que quiera cambiar las cosas y europeizar las políticas públicas y acercarlas a los modelos de éxito de otros países. Ya pasó el año pasado con la Ley de Autónomos, que hacía mucho tiempo que no se hablaba de los autónomos y de pronto se habló y pasó con este paquete de conciliación… Hay un nuevo foco de modernización de políticas públicas más sensatas.

P.- ¿Se ha relajado entonces la tensión con el gobierno teniendo en cuenta por ejemplo la salida de la senadora Barreiro al Grupo Mixto?

Tuvimos que pelear la equiparación salarial entre policías y guardias civiles»

R.- Bueno, nosotros simplemente exigíamos que se cumpliera el acuerdo, lo que pasa es que el PP tiende a arrastrar los pies para según qué cosas y sobre todo en temas de corrupción. Con esta cuestión de la senadora era evidente que no podían tener las cuentas públicas para mantener a una supuesta corrupta. Como nosotros ya cumplimos nuestra parte del acuerdo exigimos que se cumpla por la suya a cambio de estabilidad. Está gobernando el señor Rajoy gracias a nosotros, hay que recordarlo, por lo que es normal que seamos exigentes. Es  normal que haya acuerdos y desacuerdos. Creemos que la política consiste en avanzar y conseguir mejoras, pero hay otros temas en los que no nos entendemos y tenemos posiciones confrontadas.

P.- ¿Cuándo se puso el Gobierno en contacto con Ciudadanos para retomar la negociación, después de la dimisión de la senadora Barreiro o antes?

R.- Hubo algunos contactos antes pero les dijimos muy claramente que o había un movimiento muy claro respecto a la senadora para que se cumpla el pacto anticorrupción o si no no habría Presupuestos. Lo entendieron y aunque tardaron más de dos meses al final tuvieron que hacerlo porque no había alternativa.

P.- ¿Fue entonces el PP quien forzó su salida?

R.- Es que nosotros dijimos muy claramente que no nos íbamos a sentar a ver los números si no había un movimiento muy claro para que la senadora se fuera.

P.- ¿Ha empeorado, en cambio, la relación con el PSOE? Por los tuis que se cruzaron al día siguiente con el propio Pedro Sánchez tras el acuerdo…

R.- No, básicamente el PSOE tiene que decidir para qué sirve y qué proyecto tiene de país, porque muchos de sus votantes y de los miembros de la cámara no terminamos de entender qué es lo que quieren. En este presupuesto tienes el paquete más importante de conciliación que se ha aprobado en mucho tiempo; un plan que puede ayudar a jóvenes precarios, una subida de pensiones… No sé muy bien qué más quieren, y si quieren algo más lo que deberían hacer es sumarse y conseguir cosas. El ‘no es no’ nos mantiene en una parálisis que España no merece. Sería muy fácil si el PSOE decidiera trabajar un poquito y contribuir a mejorar las cosas, tendríamos un presupuesto. Estoy seguro de que podrían aportar cosas pero están enconados en parecer no sé el qué en una pelea con Podemos que igual les interesa a ellos pero no a la mayoría de españoles.

P.- ¿Confía en que el PNV se sume finalmente?

R.- No lo sé, honestamente. Nosotros hemos hecho nuestra parte del trato. Yo tengo que negociar lo que creo que es importante desde la perspectiva de Ciudadanos y el Gobierno es el responsable de buscar los acuerdos para que haya un presupuesto. Yo creo que sería más lógico que el PSOE, con un presupuesto que es el más social en una década, saliera del bloqueo y se pusiera a hablar. Sobre el PNV no tengo ni idea de cómo son las relaciones con el Gobierno y tampoco es nuestro trabajo.

P.- ¿Cree que la previsión de ingresos del 6,5% por IRPF es realista dada la reducción fiscal de 2.500 millones?

R.- Yo pienso que sí. Ha habido muy buenos resultados de recaudación y también de crecimiento, mejores de lo esperado. Nosotros hacemos bien las cuentas. Es la primera vez que se cumple el objetivo de déficit y este año también se va a cumplir. Yo creo que es perfectamente realista el acuerdo que hemos hecho.

P.- ¿Dónde está el beneficio fiscal para las personas mayores que quieran seguir trabajando y que llevaban en el acuerdo de investidura?

El Gobierno y el PSOE defienden por igual un marco laboral con trabajadores de primera y de segunda»

R.- Eso nunca ha estado en el acuerdo de Presupuestos, era una reivindicación de Ciudadanos y ha habido algún movimiento del Gobierno en el pasado pero no estaba en el preacuerdo. Nosotros estamos a favor de que se pueda compatibilizar la pensión para los que deciden seguir trabajando y el Gobierno ha hecho muy poco al respecto y es importante sobre todo cuando hablas de la sostenibilidad de las pensiones y demás, pero nunca ha estado en el acuerdo presupuestario.

P.- Con los más de 8.000 millones con estas medidas sólo sube un 1,3% el techo de gasto. ¿De qué otras partidas se va a recortar?

R.- Hay espacio de sobra porque hay un aumento de recaudación muy importante por la mejora del crecimiento económico y caben perfectamente las partidas. En todo caso, mi responsabilidad es que estas partidas se puedan financiar dentro de las propuestas que hemos hecho nosotros. El Gobierno tiene que acomodar las inversiones que hace.

P.- ¿Cómo se puede asumir la subida de gasto en pensiones teniendo en cuenta que parte de la deuda pública?

R.- Nuestro objetivo era abordar la subida de las pensiones de los más vulnerables y también la bajada del IRPF de los pensionistas mileuristas. El problema es que hay muchos en situación muy vulnerable y nuestro objetivo era cubrir con subidas eso. Es un gasto bastante menor que el  que planteaban otros partidos pero que se centra en los más vulnerables. Yo creo que es asumible, pero sobre todo es un gasto que es de justicia en este momento.

P.- ¿La aprobación de los Presupuestos abre la puerta a la reforma laboral de Ciudadanos?

R.- No, no. Nosotros seguiremos defendiendo nuestra ley en el Congreso. El Gobierno y el PSOE defienden por igual un marco laboral con trabajadores de primera y de segunda y tienen sus intereses para defender ese modelo y han sido incapaces de cambiarlo aunque es el modelo más anómalo de toda Europa y que genera más precariedad y más desigualdad. Yo tengo la impresión de que no tienen muchas ganas de cambiarlo. Nosotros seguiremos insistiendo y cuando nos toque un cupo lo llevaremos al Congreso para votarlo y que se retraten. Pero esa negociación no ha ido relacionada con los presupuestos, pero sí que es clave para la sostenibilidad de las pensiones.