La senadora Pilar Barreiro, imputada por el «caso Púnica», ha decidido dejar el Grupo Popular para pasarse al Mixto con lo que desaparece el obstáculo que impedía culminar el apoyo de Albert Rivera a los Presupuestos Generales del Estado para este año. Precisamente, Barreiro explica en un comunicado que «esta decisión obedece a mi intención de no perjudicar al partido al que siempre he sido leal y por el interés general de los españoles», aunque no deja de ser llamativo que lo haga al poco tiempo de conocerse que el fiscal pedía su desimputación. Barreiro había declarado en calidad de investigada ante el Tribunal Supremo por contratar los servicios de Alejandro de Pedro.

En este sentido, señala que «esperaré tranquila la decisión que tome el Tribunal Supremo sobre el procedimiento en curso, ya que creo firmemente en la justicia de nuestro país».

«Rajoy siempre tarde»

Por su parte Rivera, vía twitter, ha escrito que «más de 80 días ha tardado el PP en echar a su senadora imputada por el caso Púnica. Rajoy siempre tarde, pero si querían empezar a negociar los presupuestos tenían que cumplir el pacto anticorrupción exigido por Ciudadanos. Nosotros sí cumplimos».

Posteriormente, su partido, a través de un comunicado, ha dicho estar dispuesto a «abrir la negociación de los PGE de 2018 con el objetivo de garantizar la bajada del IRPF e impulsar nuevas políticas sociales» y pone otras condiciones «indispensables» como ampliar las políticas de igualdad; mejorar la conciliación  familiar, incrementando una semana más los permisos de paternidad; la equiparación salarial de las FSE y el impulso del Corredor Mediterráneo.

Hasta ahora el PP venía defendiendo, no su inocencia, sino que el delito por el que se le acusaba, esto es, contratar una campaña de imagen en la red que, dijo, iba a ser costeada por el partido, no era de corrupción. Por tanto no entraba entre las causas que contemplaba el pacto de investidura con Ciudadanos para tener que dejar su cargo. Es la segunda vez que el PP se resiste a asumir el contenido del acuerdo en este punto dado que ya ocurrió lo mismo con el ex presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez.

Las cuentas, cada vez más cerca

Abierta de par en par la puerta a Ciudadanos, ahora queda que se desbloquee el respaldo de los nacionalistas vascos, que vinculaban su apoyo al fin de la aplicación del artículo 155 en la Generalitat de Cataluña. El PNV ha comenzado a aflojar en esta exigencia, consciente de que si no ha sido posible hasta ahora alcanzar un pacto de investidura viable ha sido por la división en el mundo independentista.

Por delante queda la negociación con Coalición Canaria y Nueva Canaria para terminar que ahormar la misma mayoría que hizo posible aprobar las cuentas del Estado del año pasado. El Consejo de Ministros aprobará este martes en sesión extraordinaria el proyecto de PGE que llevará el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para su remisión a las Cortes, un proyecto del que depende, por ejemplo, la subida de las pensiones más bajas y las de viudedad o la revisión salarial de los funcionarios.