Activistas de los autodenominados Comitès de Defensa de la República (CDR) han cortado este lunes la C-32 a la altura de Sitges (Barcelona) y han levantado las barreras de los peajes para que los coches puedan pasar sin pagar. Según el Servei Català de Trànsit, la carretera ha estado cortada entre las 17.10 y las 17.30 horas, y los manifestantes han desmontado las barreras del peaje y han tapado las cámaras que graban las matrículas de los coches, de manera que no se pueda identificar a los conductores que pasan sin pagar.

Los CDR de Begues y Gavà (Barcelona) han reivindicado la acción a través de publicaciones en las redes sociales: «Hoy os podéis ahorrar los 40 minutos de costa: el peaje C-32 Castelldefels-Sitges ya hace años que está amortizado».

Ensalzan actos de rebelión

Por su parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha emitido un comunicado donde sostiene que “en unión de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se mantienen activas investigaciones en persecución de estas conductas, más allá de las meras y concretas acciones individuales, pues no puede obviarse el hecho de que con su actuar lo que se pretende es la subversión del orden constitucional, amparando y ensalzando con violencia a personas judicialmente investigadas por los más graves delitos que pueden darse en un Estado Social y Democrático de Derecho como es la rebelión”.

“Dichas conductas, que a la vista de los últimos acontecimientos pudieran constituir delitos de rebelión, malversación y otros delitos contra el orden público, no serán permitidos y la Fiscalía, como garante del orden constitucional, actuará con contundencia contra los mismos para llevar a sus autores ante la Justicia”, recalca el Ministerio Fiscal.

De la misma forma, la Fiscalía sostiene que “ante las intolerables actuaciones que en la Comunidad Autónoma de Cataluña vienen desarrollando los autodenominados CDR pone en conocimiento de la ciudadanía que con el apoyo de la FGE ha impulsado, y lo seguirá haciendo, investigaciones penales de todo tipo para llevar ante la justicia a los autores y promotores de esto vandálicos actos”.

Puigdemont reconoce «excesos» el 1-O

El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha alegado en su primer recurso al Tribunal Supremo que el 1-O no hubo “ningún tipo de violencia” que justifique que se le acuse de rebelión, aunque reconoce que algunos ciudadanos “pudieron haberse excedido” en su “resistencia pasiva” frente a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil que trataban de impedir la votación por mandato del Tribunal Constitucional. En todo caso, subraya que éstos fueron casos “aislados”.

Después de que el juez Pablo Llarena aceptara que Puigdemont y los ex consellers Clara Ponsatí y Lluís Puig se personaran en la causa abierta por el proceso independentista, el abogado Jaume Alonso-Cuevillas ha elaborado en nombre de los tres procesados un recurso, al que ha tenido acceso Efe, en el que se pide la “nulidad de actuaciones por falta de competencia objetiva del tribunal” y por “indefensión al no haberse permitido la actuación de la defensa” y se niega la existencia de delito de rebelión y de malversación.