El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha respaldado este viernes a Cristina Cifuentes. En rueda de prensa tras su encuentro con el primer ministro danés, Rajoy ha asegurado que «no existe ninguna razón para romper un acuerdo que se está cumpliendo y que además es bueno para los ciudadanos de Madrid». Preguntado por la exigencia del partido de Albert Rivera, que amenaza con apoyar la moción de censura del PSOE si el PP no busca un candidato alternativo a Cifuentes, el presidente del Gobierno se ha mostrado en desacuerdo: «No entiendo la posición de Ciudadanos en esta materia».

«Yo creo que la presidenta de la Comunidad de Madrid ha dado sus explicaciones ante los medios y también ante el Parlamento regional», ha abundado Rajoy, pese a que tanto la investigación interna de la universidad como la de la Conferencia de Rectores continúan apuntando a las inconsistencias de la versión defendida por Cristina Cifuentes, que mantiene que realizó y defendió su Trabajo de Fin de Máster pese a que no existan ni la memoria del mismo, ni la acta de su defensa, ni constancia alguna de que llegara a realizarse.

Rajoy también ha mantenido una línea distinta a la defendida por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que este viernes ha manifestado que han aparecido «elementos que añaden incertidumbre al caso».

‘Consejos vendo y para mí no tengo’

«La Universidad está tomando medidas para aclarar los errores que se hayan producido y averiguar hasta dónde llegan las responsabilidades», se ha limitado a señalar Rajoy. «Si yo tuviera que hacer en este momento una reflexión sobre este asunto, creo que lo lógico es pedirle a todo el mundo un poco de coherencia y de congruencia entre sus declaraciones y sus hechos», ha proseguido, continuando con la línea iniciada por el portavoz popular en el Congreso, Rafael Hernando, de apuntar a otros políticos que engordaron sus currículums.

En esa línea, el presidente del Gobierno ha dicho que «a la vista de todos los datos que hemos venido conociendo en las últimas horas, yo creo que hoy está muy en boga aquello que recoge el refranero español: ‘Consejos vendo y para mí no tengo'».