El caso del máster de Cristina Cifuentes ha puesto la lupa sobre los currículums de los políticos. Casos ya conocidos como el doctorado de Pedro Sánchez; el curso de Susana Díaz del Instituto San Telmo, entidad que fue financiada con el fondo de reptiles de los ERE para ‘becar’ a políticos; el contrato de Íñigo Errejón en la Universidad de Málaga o el del número 2 de Ciudadanos en Madrid, Carlos Zafra, que se autodenominó abogado a pesar de no ejercer, vuelven a salir a la palestra.

El encargado de recordar todas esas sospechas este martes ha sido Rafael Hernando, portavoz del PP en el Congreso, que ha denunciado la «doble vara de medir» de Ciudadanos al exigir la dimisión de Cristina Cifuentes y mirar hacia otro lado en el resto de casos.

«Para algunos se pone el listón en cuatro metros y para otros en cuatro centímetros», ha denunciado, tras situar la responsabilidad del caso de la presidenta madrileña en la Universidad, ya que es la libertad de cátedra de los profesores la que establece si en unos cursos es obligatorio acudir a clase y hacer los exámenes o no. «No es responsabilidad de los alumnos, sino de la Universidad«, ha sentenciado.

Hernando ha recordado que el PSOE ha impedido un pacto parlamentario para que la Comisión del Estatuto del Diputado se encargue de verificar los datos aportados por sus señorías en sus currículums e incluso pueda sancionar a los que mientan.

En este sentido, ha sugerido que la negativa del PSOE se debe a su interés de ocultar casos como el de Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, que «tiene un máster que no es un máster» y que según informaciones periodísticas habría recibido ayuda del Ministerio de Industria entre 2008 y 2011 para elaborar el libro de su tesis doctoral. El entonces ministro, Miguel Sebastián, al que se adjudica haber realizado ese comentario en un foro privado con empresarios, lo ha negado en la red social Twitter.

Hernando también se ha referido a Susana Díaz, cuyo Gobierno sustenta Ciudadanos en Andalucía, para recordar que tardó diez años en terminar la carrera de Derecho y que cuenta con un diploma en Alta Dirección de Instituciones Sociales por el Instituto Internacional San Telmo. Precisamente ese curso, al que se apuntaron numerosos sindicalistas y políticos andaluces del PSOE y del PP, fue financiado por la partida 31L de Empleo, conocida como ‘fondo de reptiles’ de los ERE, entre 2005 y 2010.

Dentro de las sospechas sembradas por el PP se ha incluido la beca de Íñigo Errejón en la Universidad de Málaga, por la que cobró «para no dar clases» según Hernando, que preguntó al secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos si le parece «ético».