PolíticaESCÁNDALO POR EL MÁSTER DE CRISTINA CIFUENTES

La investigación interna apunta al director del máster por graves irregularidades

El catedrático Enrique Álvarez Conde dirige desde su creación el instituto opaco que ofertó el máster de Cristina Cifuentes y fue el tutor académico de su trabajo / La revisión debe aclarar si indujo a una de sus "discípulas" a reconstruir el acta

logo
La investigación interna apunta al director del máster por graves irregularidades
El rector de la URJC, Javier Ramos, junto al catedrático Enrique Álvarez Conde el pasado 21 de marzo.

El rector de la URJC, Javier Ramos, junto al catedrático Enrique Álvarez Conde, director del Máster, el pasado 21 de marzo.

Resumen:

La investigación interna que está llevando a cabo la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) para esclarecer las presuntas irregularidades en el máster de Cristina Cifuentes apunta graves responsabilidades en la gestión por parte de Enrique Álvarez Conde, director del citado curso de posgrado y tutor del trabajo de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid.

El catedrático Álvarez Conde dirige desde su creación el instituto opaco que ofertó el máster de Cifuentes y de cuyo consejo académico asesor es presidente.

El veterano constitucionalista ha reconocido que una de sus “discípulas” reconstruyó el acta que inicialmente esgrimió la jefa del Ejecutivo madrileño para tratar de acreditar que había defendido el TFM.

La Universidad Rey Juan Carlos no tiene constancia ni del acta que certifique que la actual presidenta madrileña defendió su trabajo ni copia de éste.

La investigación interna que está llevando a cabo la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) para esclarecer las presuntas irregularidades administrativas en el máster que asegura haber cursado Cristina Cifuentes apunta graves responsabilidades en la gestión por parte de Enrique Álvarez Conde, director del citado curso de posgrado y tutor del trabajo de la actual presidenta de la Comunidad de Madrid del que no se tiene confirmación que se hubiera defendido pese a figurar en su expediente como aprobado.

El avance del procedimiento de información reservada encargado por el rector de la URJC la tarde en que eldiario.es publicó que Cifuentes había obtenido su máster en ‘Derecho Público del Estado Autonómico’ con dos notas falsificadas sitúa bajo el foco al catedrático de Derecho Constitucional Enrique Álvarez Conde, según ha podido saber El Independiente en fuentes internas de esta Universidad pública madrileña. Los dos observadores externos nombrados por la Conferencia de Rectores de las Universidad Españolas (CRUE) permanecen desde este lunes en el campus de Móstoles llevando a cabo la revisión y sus conclusiones se esperan esta misma semana.

Catedrático desde hace 31 años, Álvarez Conde es el director del Instituto de Derecho Público de la Universidad Rey Juan Carlos desde su creación a finales de 2001. Se trata del organismo autónomo de la URJC, con personalidad jurídica propia, que ofreció el máster bajo sospecha y de cuyo consejo académico asesor es también presidente este conocido constitucionalista. El citado periódico ya informó de que este instituto opera con autonomía de gasto y no cuelga públicamente sus cuentas.

Enrique Álvarez tendría que haber sido reelegido la pasada semana al frente de la dirección de este instituto tras haber encabezado la única candidatura presentada, pero él mismo planteó la posibilidad de posponerlo debido al escándalo y a las abiertas sospechas sobre la forma en que Cristina Cifuentes obtuvo su máster en el curso 2011/12. La crisis motivada por estas presuntas irregularidades se ha cobrado ya una dimisión: la de la subdirectora del citado instituto, la doctora Laura Nuño Gómez.

El catedrático Enrique Álvarez Conde dirige desde su creación el instituto opaco que ofertó el máster de Cristina Cifuentes y fue el tutor académico de su trabajo

El pasado viernes, antes de que el Rectorado pusiera los hechos en conocimiento de la Fiscalía al apreciar “indicios suficientes” de la posible comisión de un delito de falsedad en documento público, Álvarez Conde manifestó en Onda Cero que el rector le había instado a reconstruir el acta de la supuesta defensa del Trabajo Fin de Máster (TFM) por parte de Cifuentes el 2 de julio de 2012, el documento que esgrimió inicialmente la presidenta del Ejecutivo madrileño para combatir la acusación y tratar de acreditar que había realizado el curso. Ese acta contiene las firmas falsificadas de dos de las profesoras que supuestamente integraron el tribunal: Alicia López de los Mozos (presidenta) y Clara Souto (vocal).

La versión del director del máster fue negada horas después por el rector de la Rey Juan Carlos, Javier Ramos, quien anunció que revisaría “con calma” las declaraciones de Álvarez Conde por si juzgaba necesario denunciarlo en los tribunales. En aquella comparecencia ante la prensa sin admitir preguntas, Ramos marcó abiertamente distancias con el veterano catedrático. “Podré haberme equivocado en decisiones puntuales o podré haber pecado de confiar en exceso en personas que no lo merecían. Pido disculpas públicamente. Pero nunca he actuado de forma ilegal y no voy a permitir que nadie ensucie mi nombre ni el de mi propia Universidad”, afirmó.

Aquella día, el rector cambió radicalmente su discurso. El 21 de marzo, durante la conferencia de prensa convocada de urgencia y en la que compareció con Álvarez Conde, Javier Ramos atribuyó a un “error de transcripción” a la hora de incorporar las calificaciones en la plataforma virtual el hecho de que las dos asignaturas que en el expediente de Cifuentes aparecieron inicialmente como ‘no presentada’ -concretamente Financiación de las comunidades autónomas y entidades locales, impartida por el catedrático Pablo Chico de la Cámara, y el TFM- fueran modificadas para figurar finalmente con un notable. De ese fallo se tuvo constancia dos años después, a raíz de que la presidenta madrileña se dirigiera a secretaría para solicita la expedición del título acreditativo.

La investigación deberá determinar si indujo a una de sus “discípulas” a fabricar el acta que esgrimió Cifuentes en un principio como prueba de que defendió su TFM

“El TFM, dirigido por el catedrático Enrique Álvarez Conde y titulado ‘El sistema de reparto competencial en materia de seguridad ciudadana’, fue defendido en julio de 2012 ante el tribunal siguiente, conforme dicta la normativa vigente en aquel momento para los másteres oficiales de la Universidad Rey Juan Carlos: profesora Alicia Esperanza López de los Mozos en calidad de presidenta del tribunal; Cecilia Rosado Villaverde en calidad de secretaria, y profesora Clara Souto Galván en calidad de vocal. He contactado personalmente esta mañana con este tribunal y confirman que la defensa se realizó en julio de 2012 y obtuvo una calificación de 7,5 puntos”, manifestó aquel día el rector.

Según expuso Ramos la pasada semana, a las 17.29 horas del 21 de marzo recibió del director del máster la “versión escaneada del acta” que teóricamente acreditaba que Cifuentes defendió su trabajo en julio de 2012. Sin sello y con las firmas falsificadas de dos de las tres profesoras. Tan sólo 26 minutos después, “debido a las inconsistencias detectadas”, el máximo responsable de la URJC ordenó a la jefa de Inspección de Servicio de la Universidad, Pilar Trinidad, la apertura de un procedimiento de información reservada para “aclarar todo lo sucedido y determinar las responsabilidades correspondientes”.

Las sospechas se convirtieron en una atronadora alarma a raíz de que la profesora Alicia López de los Mozos compareciera el pasado jueves ante la jefatura de la Inspección de Servicio de la URJC y presentara un documento en el que afirmaba que no presidió ningún tribunal que hubiera examinado el TFM de Cifuentes, que no reconoce el contenido del acta difundido el mismo día 21 por la presidenta de la Comunidad de Madrid y que tampoco es suya la firma que se le atribuye en dicha acta. Esa misma tarde, la Universidad anunció su intención de poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía, adonde acudió en la mañana del pasado viernes.

La Universidad Rey Juan Carlos no tiene constancia ni del acta que certifique que la actual presidenta madrileña defendió su trabajo ni copia de éste

“No se puede confirmar que la defensa” del Trabajo Fin de Máster por parte de Cristina Cifuentes “hubiera tenido lugar”, puesto que no consta en el servicio de posgrado ni el acta de aquel acto administrativo, pese a ser obligatorio su archivo, ni la memoria relativa al ensayo realizado por la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid como colofón a sus estudios, reconoció el rector. Lejos de disiparse, las dudas se sobre la legalidad del máster de la actual presidenta del PP de Madrid se acrecentaban con ese reconocimiento.

Según declaró Álvarez Conde la pasada semana a Onda Cero, de la reconstrucción de ese acta se había encargado una de sus “discípulas”, concretamente Cecilia Rosado. Esta profesora de Derecho Constitucional es la que figura como secretaria en el tribunal ‘fantasma’ y la que presuntamente habría falsificado la firma de sus dos compañeras. Su testimonio deberá determinar si los hechos ocurrieron como el catedrático relató y si fue inducida por Álvarez Conde, el director de su tesis doctoral (Las declaraciones de derechos en los estatutos de autonomía) y su padre académico.

No sólo de Rosado. Álvarez Conde también ha guiado la carrera profesional de Alicia Esperanza López de los Mozos, nombrada el pasado 8 de enero profesora titular del área de conocimiento ‘Derecho Constitucional’ (adscrito al departamento de Derecho Público I y Ciencia Política) de la Universidad Rey Juan Carlos y cuya tesis doctoral (La directiva comunitaria y el sistema de fuentes del Derecho) también fue dirigida por el catedrático. Éste también fue codirector de la tesis de Clara Souto, titulada Principio de igualdad: transversalidad de género.

Versión definitiva del TFM

Reconocido por la propia Cifuentes que los profesores se adaptaron a sus propias circunstancias laborales y que no fue a clases debido al escaso tiempo que le dejaban sus ocupaciones profesionales, la gran duda que se mantiene es si elaboró y defendió el TFM como ella mantiene. Su propio tutor ha reconocido que nunca revisó la versión definitiva del trabajo que la entonces Delegada del Gobierno en Madrid asegura que defendió presencialmente en el campus de Vicálvaro a primera hora de la tarde del 2 de julio de 2012.

Desde hace días, El Independiente intenta hablar telefónicamente con Enrique Álvarez Conde para conocer su versión de los hechos, pero las reiteradas llamadas han resultado infructuosas.