El director del máster que ha puesto en el foco de la polémica a Cristina Cifuentes ha asegurado en una entrevista a Onda Cero que fue el rector el que le pidió el trabajo y al decirle que no lo tenía, “la normativa exige que se destruyan a los 2 años”, le espetó que hacía falta un documento. “‘Hay que reconstruirlo’, me dijo. Intentamos reconstruir una hipotética acta, fue hecha por otra de mis discípulas, y se la enviamos por la tarde”.

Al ser preguntado si este tipo de practicas son frecuentes en la universidad, se ha defendido asegurando que jamás en su carrera la autoridad competente le había pedido reconstruir un acta. También ha querido recalcar que el trabajo si que se realizó, “fui corrigiendo el trabajo en las semanas previas [a la defensa], eran como unas 50 páginas, aunque nunca leí la versión definitiva”.

Además, ha añadido que tras conocerse el escándalo y saber que la universidad iba a hacer declaraciones a los medios, el rector le ordenó acudir a la rueda de prensa. “Me dijo que fuera y me pusiera guapo”. “Han sido unos días fuertes de presiones, para todos. Si he cometido errores pediré perdón”, ha concluido.

La Universidad Rey Juan Carlos emitió este jueves un comunicado en el que aseguraba que traslada a la Fiscalía las informaciones sobre el máster de Cristina Cifuentes al aparecer “informaciones que pudieran ser constitutivas de delito” y “como consecuencia de la investigación ordenada por el rector, Javier Ramos, el pasado 21 de marzo”.

Según adelantaronn El País y El Confidencial citando fuentes de la investigación, Alicia López de los Mozos, presunta presidenta del tribunal que puntuó con un 7,5 a Cristina Cifuentes en su TFM, ha declarado hoy ante la comisión investigadora que no reconoce el acta del tribunal aportada por la líder del PP madrileño en los primeros días de la polémica y que ella no la firmó.