PolíticaEL ESCÁNDALO DEL MÁSTER

El rector: “No se puede confirmar que la defensa del trabajo de Cifuentes hubiera tenido lugar”

Las palabras de Javier Ramos son un disparo a la línea de defensa de la presidenta, que mantiene que defendió el TFM de forma presencial en julio de 2012 / La URJC ve "indicios suficientes" de la comisión de un delito de falsedad en documento público

logo
El rector: “No se puede confirmar que la defensa del trabajo de Cifuentes hubiera tenido lugar”
El rector de la URJC, Javier Ramos, tras una conferencia de prensa durante el escándalo de Cifuentes.

El rector de la URJC, Javier Ramos, tras una conferencia de prensa durante el escándalo de Cifuentes. EFE

Resumen:

Las palabras de Ramos son un disparo a la línea de flotación de la defensa de Cifuentes, que ha empeñado su palabra en que defendió el TFM de forma presencial.

El rector ve “indicios suficientes” de la comisión de un delito de falsedad en documento público y ya ha puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

El director del máster se negó a que se hiciera público el documento que había enviado al Rectorado para intentar justificar la legalidad del máster de Cifuentes.

El rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Javier Ramos, ha reconocido este viernes que “no se puede confirmar que la defensa” del Trabajo Fin de Máster (TFM) por parte de Cristina Cifuentes “hubiera tenido lugar”, puesto que no consta en el servicio de posgrado ni el acta de aquel acto administrativo, pese a ser obligatorio su archivo, ni la memoria relativa al ensayo realizado por la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid como colofón a sus estudios.

Las palabras de Ramos son un disparo a la línea de flotación de la defensa de Cifuentes, que ha empeñado su palabra ante los grupos de la oposición  en la Asamblea de Madrid y ante la prensa de que defendió presencialmente el TFM a primera hora de la tarde del 2 de julio de 2012 en el campus que la URJC tiene en Vicálvaro. La comparecencia del rector complica aún más el futuro político de la jefa del Ejecutivo regional, que se encuentra ya en Sevilla para participar en la convención nacional del PP y contra la que el PSOE ha presentado ya una moción de censura.

La única defensa que le queda ya a Cristina Cifuentes para evitar que su meteórica carrera política no se frustre inesperadamente es hacer público el TFM con el sello y la fecha en la que lo registró para proceder a su defensa o que aparezca el acta que necesariamente tuvo que cumplimentar el tribunal que la examinó para acreditar que lo había aprobado, pero ninguna de las dos cosas han sucedido dos semanas después de que se denunciaran las irregularidades. Sólo así se disiparían las dudas.

Las palabras de Ramos son un disparo a la línea de flotación de la defensa de Cifuentes, que ha empeñado su palabra en que defendió el TFM de forma presencial

El rector de la universidad pública madrileña ha comparecido este viernes ante la prensa -sin admitir preguntas- para relatar las actuaciones que ha llevado a cabo la URJC desde que estalló el escándalo el pasado 21 de marzo y para confirmar que ha acudido esta mañana a las 10.45 horas a la Fiscalía para poner los hechos en conocimiento del Ministerio Público al apreciar “indicios suficientes” de la comisión de un delito de falsedad en documento público.

El rector ha calificado de “rotundamente falso” que hubiera ordenado al director del máster en el que se matriculó Cifuentes que reconstruyera el acta que supuestamente acreditaría que Cristina Cifuentes defendió su TFM en julio de 2012, como ha dicho el catedrático Enrique Álvarez Conde en declaraciones a Onda Cero, y ha anunciado que “revisará con calma” las declaraciones de éste por si emprende acciones legales. “En todo momento he intentado esclarecer la verdad. Podré haberme equivocado en decisiones puntuales o podré haber pecado de confiar en exceso en personas que no lo merecían. Pido disculpas públicamente. Pero nunca he actuado de forma ilegal y no voy a permitir que nadie ensucie mi nombre ni el de mi propia Universidad”, ha dicho.

Javier Ramos ha respondido de esta forma al catedrático de Derecho Constitucional y director del máster en el que se matriculó Cristina Cifuentes, Enrique Álvarez Conde. Éste había declarado horas antes que el rector le llamó cuando eldiario.es desveló el escándalo para preguntarle si tenía algún documento que acreditase que la hoy presidenta de la Comunidad de Madrid había elaborado el Trabajo Fin de Máster (TFM) y, al decirle que no porque “la norma exige que a los dos años se destruyan todos”, Javier Ramos le instó a reconstruir un acta. “Reconozco mi culpa porque le hice caso e intenté reconstruir una hipotética acta que se le envió por la tarde”, ha mantenido.

El rector ve “indicios suficientes” de la comisión de un delito de falsedad en documento público y ya ha puesto los hechos en conocimiento de la Fiscalía

Según el relato de los hechos ofrecidos este viernes por el rector, el día que se publicó que se habían falsificado las notas de dos asignaturas en el expediente de Cifuentes se reunió con la funcionaria que había modificado las calificaciones de ‘no presentada’ a 7.5 (Amalia Calonge) y con los catedráticos de las dos materias afectadas: Enrique Álvarez Conde (tutor del TFM) y Pablo Chico de la Cámara (Financiación de las comunidades autónomas y entidades locales). “Ambos profesores me aseguraron que Cristina Cifuentes había superado las asignaturas y que ellos habían solicitado la modificación de las calificaciones”, ha explicado.

Ramos ha añadido que habló telefónicamente con la profesora que supuestamente ejerció como secretaria en el tribunal que evaluó el TFM de Cifuentes, Cecilia Rosado, y que ésta le aseguró que la defensa había tenido lugar y que así se lo habían “ratificado” a ella también las otras dos profesoras intervinientes (teóricamente Alicia López de los Mozos y Clara Souto). Según el relato de Álvarez Conde, habría sido la profesora Rosado la encargada de ‘fabricar’ el acta con el que se habría pretendido dar ‘coartada’ a Cifuentes.

Ello llevó al rector a requerir la documentación que tanto a Álvarez Conde como a Pablo Chico habían dicho “delante de testigos” que existía, recibiéndose en la Universidad a las 17.29 horas por parte del director del máster y tutor del TFM de Cifuentes la “versión escaneada del acta”. “Debido a las inconsistencias detectadas, a las 17.55 horas de ese mismo día ordené a la jefa de Inspección de Servicio de la Universidad, Pilar Trinidad, la apertura de un procedimiento de información reservada para aclarar todo lo sucedido y determinar las responsabilidades correspondientes”, ha indicado.

El máximo responsable de la URJC ha llamado la atención sobre la negativa de Álvarez Conde a hacer públicas las “declaraciones escritas” que había suministrado al Rectorado en un intento de justificar la legalidad del máster de Cifuentes. Sí lo autorizó Chico de la Cámara, que había impartido una de las asignaturas a la entonces Delegada del Gobierno en Madrid y que atribuyó a un error en la transcripción que hubiera figurado en el expediente de aquélla como ‘no presentada’ cuando compareció ante los periodistas el pasado 21 de marzo.

Los acontecimientos se desencadenaron este jueves, a raíz de que López de los Mozos compareciera ante la jefatura de la Inspección de Servicio de la URJC en el marco del procedimiento de información reservada que se instruye. La profesora presentó un documento en el que afirmaba que no presidió ningún tribunal que hubiera examinado el TFM de Cifuentes, que no reconoce el contenido del acta difundido el mismo día 21 por la presidenta de la Comunidad de Madrid en un intento de hacer ver que se había examinado y que tampoco reconoce la firma que se le atribuye en dicha acta. Las sospechas de irregularidades se acrecentaron y la Universidad anunció su intención de poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

El director del máster se negó a que se hiciera público el documento que había enviado al Rectorado para intentar justificar la legalidad del máster de Cifuentes

A la espera de que el Ministerio Público inicie las diligencias de investigación ante los fundados indicios de delito, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españoles (CRUE) ha anunciado que emitirá “a principios de la próxima semana” su informe sobre las supuestas irregularidades en el máster de Cifuentes después de que los dos observadores externos -uno de la Universidad de Burgos y otra de la de Murcia- revisen físicamente en la URJC “todo el proceso llevado a cabo”.

“Quiero reiterar mi firme compromiso con la transparencia, la ética y el buen gobierno de la Universidad Rey Juan Carlos. La sociedad en general, las más de 2.500 personas que todos los días trabajan en nuestra Universidad y los más de 45.000 alumnos que depositan en nosotros su confianza se lo merecen”, ha apostillado Ramos.