La repercusión por la polémica del máster de Cristina Cifuentes ha provocado que dirigentes políticos de todos los niveles revisen sus currículos para evitar que se descubran falsos títulos que puedan comprometerles. Sólo unas semanas después de conocerse las irregularidades del máster de la presidenta regional se conocía que el líder del PSM, José Manuel Franco, mantuvo en su ficha de la Asamblea de Madrid una licenciatura en Matemáticas desde 2003 a 2009 que en realidad no tenía. Pero ahora el PP busca una cabeza en Ciudadanos para desviar el foco de Cifuentes y ha sido la del diputado Toni Cantó por definirse como pedagogo sin tener la carrera, algo que la formación naranja no ve comparable al caso del máster.

De acuerdo con la ficha que figura en la web del Congreso correspondiente a la décima legislatura (2011-2016), el currículum de Toni Cantó incluye ser actor, productor, director de teatro y pedagogo porque «durante muchos años» impartió clases de teatro y para ello, defiende el diputado, no es necesario haber cursado una licenciatura en Pedagogía. En esta época todavía pertenecía a UPyD y una vez que pasó a formar parte de Ciudadanos no consta ningún detalle al respecto.

Toni Cantó asegura que nunca dijo que tuviera el título de Pedagogía

Tanto el coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo, como el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, han pedido la dimisión de Cantó y de Franco para predicar con el ejemplo si quieren que la presidenta regional deje su cargo. «Si los dos dimiten, entonces igual ponen a Cristina (Cifuentes) en una situación comprometida», señalaba Maíllo este lunes. Hernando, por su parte, ha pedido que el diputado naranja deje la presidencia de la Comisión de Calidad democrática porque considera que «no es la persona más adecuada, ni de Ciudadanos ni de ninguna otra formación política» para estar al frente de ese órgano.

Hernando, muy duro con Cantó, ha calificado de «muchísimo más grave» su caso porque lo que puso en su currículum «habilita para el ejercicio de una profesión», mientras que en el de su compañera de partido se trata de «un título que le han dado» y «por el que ha pagado». Otra cosa, ha matizado, son las «condiciones» por las que se lo dieron. Y sobre esto último, «quien tiene que dar explicaciones es la universidad», ha sentenciado.

En cambio, Ciudadanos no ve ninguna gravedad en el caso de su partido, ya que, tal y como el propio Cantó ha defendido, nunca ha dicho que tuviera el título de Pedagogía y consideran que sólo es una estrategia del PP para defender a la presidenta madrileña. Para ellos, el caso de Cifuentes y su máster de la Universidad Rey Juan Carlos supuestamente falsificado «no tiene nada que ver» con su situación, ya que eso parece ser «una trama delictiva de gente que se apropiaba de títulos sin haber cursado los estudios para luego, en un futuro, a lo mejor colocarse de funcionario en un puesto mucho mas alto de lo que merecen».

Con el caso de Cantó claro, fuentes de la formación aseguran que no temen a que pueda salir ninguna irregularidad similar entre sus filas, por lo que seguirán adelante con el pulso al PP para que haya otro presidente en la Comunidad de Madrid hasta que haya nuevas elecciones el próximo año.