La fractura en el tribunal que ha juzgado la Época I de la trama Gürtel, compuesto por los magistrados Ángel Hurtado, Julio de Diego y José Ricardo de Prada, ha puesto en el disparadero la sentencia que se dará a conocer las próximas semanas y que cuenta ya con 1.400 folios. Según informan fuentes jurídicas a El Independiente, aunque lo último que ha trascendido es las discrepancias entre los miembros del tribunal -que ha llevado a Hurtado a ceder algunos puntos de la ponencia a sus compañeros-, lo cierto es que la Sala ha tenido mayoritariamente un criterio homogéneo en las deliberaciones que les llevará a condenar con altas penas de prisión a los principales acusados y a absolver a imputados con un papel secundario en esta trama de corrupción.

Entre los investigados que recibirán una férrea condena se encuentra el líder de Gürtel Francisco Correa, su ex mano derecha Pablo Crespo y el ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, indican las fuentes consultadas. Para ellos la Fiscalía Anticorrupción reclamó sendas penas de 125 años, 85 años y 39 años y medio de cárcel. Aunque no ha trascendido la cifra exacta de la condena que recibirán los mismos estas serán “altas”.  De igual manera, la resolución contará con la absolución de varios acusados que tuvieron escasa responsabilidad en los hechos que fueron juzgados durante trece meses en la Audiencia Nacional.

Uno de los puntos de discrepancia ha sido en torno a la mujer de Luis Bárcenas; De Prada y De Diego son partidarios de condenarla

La idea del ponente era haber notificado la sentencia este mismo mes de abril ya que, como adelantó este periódico, el magistrado De Prada ha abandonado temporalmente la Audiencia rumbo al Tribunal de La Haya. Ángel Hurtado pretendía que para entonces la resolución hubiera sido notificada a las partes. De hecho, el ponente llevaba meses dedicado casi de forma exclusiva a la redacción a contrarreloj del complejo texto.

Sin embargo, el hecho de que este magistrado se haya quedado en minoría respecto a dos aspectos clave –la condena civil al Partido Popular y la penal sobre la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias- ha hecho que Hurtado haya optado por ceder la redacción de dichos puntos de la sentencia. El pasado viernes el magistrado Ángel Hurtado hizo público un acuerdo donde señaló que «dadas las discrepancias en habidas sobre algunos puntos sometidos a debate (…) en el curso de la deliberación encargo la redacción a mis compañeros, para que redacten la resolución en la parte que cada uno discrepe».

Varios encontronazos

Esta fractura se produjo por la intención de la mayoría de la Sala de condenar como partícipe a título lucrativo a la formación de Mariano Rajoy por haberse beneficiado de 245.000 euros procedente de la actividad ilícita desarrollada en los ayuntamientos madrileños de Pozuelo de Alarcón y Majadahonda (Madrid). Pero también por el intento de Hurtado de exonerar a la esposa de Bárcenas en contra del criterio de De Prada y De Diego. Sin embargo, una vez más, la balanza está del lado de estos dos últimos jueces que dejan en minoría al ponente y que ahora tienen que redactar esos puntos de la discordia.

Debido a que José Ricardo de Prada está en situación de servicios especiales tendrá que solicitar un permiso al Consejo General del Poder Judicial cuando tenga que desplazarse a la Audiencia Nacional para la deliberación final y firma de la resolución. En tanto, el magistrado Ángel Hurtado está a la espera de ver en qué términos redactan sus compañeros esos puntos de la sentencia para valorar si emite un voto particular contra los mismos. Lo que sería una paradoja, el ponente redactando un voto particular contra su propia sentencia.

Con este movimiento se ha vuelto a poner en evidencia la escasa sintonía existente entre los tres miembros del tribunal. Hurtado ya quedó en minoría cuando sus compañeros decidieron citar como testigos en el juicio a los ex dirigentes del PP, Ángel Acebes, Javier Arenas, Jaime Mayor Arenas y Rodrigo Rato. También cuando el pasado mes de julio se citó como testigo al presidente del Ejecutivo Mariano Rajoy en la vista oral. En ambos casos el presidente del tribunal redactó sendos votos mostrando las discrepancias con sus compañeros.