El juez Ricardo González, que votó a favor de la absolución de La Manada, absolvió hace tres años a un padre que estaba acusado de abusar de su hija menor. Según informa Diario 16, lo hizo porque esta «no se mostró inquieta o perturbada». El acusado quedó en libertad, ya que el tribunal dictaminó un fallo de absolución.

Tal y como informa este medio, los hechos ocurrieron en 2013 cuando varios testigos denunciaron a la policía que el padre le tocaba el trasero a la niña en un autobús de línea de Pamplona. «Y con ánimo lascivo y libidinoso comenzó a tocarla, tras meterle la mano dentro del pantalón y dentro de la braga, decía: ‘A ti te tocan tu padre y tu madre'», relataron.

El magistrado consideró que la menor «no mostró signo alguno de encontrarse o sentirse incómodo, intranquila, inquieta o perturbada, ni mediante palabra ni por medio de gestos o cualquier tipo de acción que llamase la atención ni del conductor del autobús ni de otros viajeros».

El pasado 30 de abril el ministro de Justicia, Rafael Catalá, aseguró a Carlos Herrera en una entrevista para la cadena COPE que le había sorprendido «la reacción de los magistrados y fiscales» que le han criticado por haber asegurado que el Consejo del Poder Judicial «debería haber actuado preventivamente contra el magistrado que elevó el voto particular». «Todos saben que tiene un problema y la labor del Consejo es ver si está en plenas facultades para ejercer su labor», añadió.