El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha defendido este miércoles que “no hay ninguna irregularidad” en su expediente y las informaciones publicadas que apuntan a sospechas sobre el modo en que obtuvo un título universitario se basan en “difamaciones anónimas sin pruebas”.

“La noticia sobre mi carrera de hace 15 años es falsa y atenta contra mi honor. Se basa en difamaciones anónimas sin pruebas y calumnia a la universidad y sus profesores”, ha señalado Casado en su cuenta personal de Twitter.

Se refiere a la información que publica este miércoles El Mundo y según la cual, Casado habría superado 12 materias de las 25 de la carrera de Derecho y logrado el título en cuatro meses, poco después de ser elegido diputado madrileño en el año 2007, con “facilidades”.

Sobre la misma información ha hablado la ex presidenta madrileña Esperanza Aguirre en la Cadena Cope, que ha explicado que “cuando yo lo conocí estudiaba en Icade y cuando después de mucho tiempo dijo que había acabado la carrera, di por hecho que lo había hecho en Icade”. Sobre las presiones que según El Mundo tuvieron los profesores de la universidad para que aceleraran su carrera, Aguirre ha negado que, por su parte, “llamara a nadie para que aprobara Pablo Casado”.

En una entrevista posterior en Espejo Público, Casado se ha mostrado ofendido con las informaciones publicadas y ha asegurado que las acusaciones sobre tratos de favor en la obtención de su carrera le “genera una profunda indefensión”. “Siempre he defendido la labor periodística porque no soy de matar al mensajero, pero esta información es humillante. Esta acusación no va a machacar mi carrera política sino mi prestigio profesional”, ha señalado.

Visiblemente enfadado, el diputado popular ha considerado que se han sobrepasado los límites dado que las acusaciones, a su juicio, son anónimas, y se ha preguntado “¿Qué será lo próximo?” ¿Investigar la EGB? ¿Que analicen mi sangre por si tomo estupefacientes?”. ” “Hay que hacer una reflexión de dónde está el límite del honor y la calumnia”, ha sentenciado.

El CES Cardenal Cisneros niega “trato preferente”

El CES Cardenal Cisneros, centro adscrito decano de la Universidad Complutense de Madrid, ha negado este miércoles que haya habido “trato preferente” con el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, a la hora de cursar sus estudios o que éste haya podido aprobar sin examinarse.

Así lo ha señalado en un comunicado después de que el diario El Mundo haya publicado una información según la cual Casado habría superado 12 materias de las 25 de la carrera de Derecho y logrado el título en cuatro meses, poco después de ser elegido diputado madrileño en el año 2007, con “facilidades” en este centro.

El centro asegura que durante sus casi 50 años de historia han cursado estudios oficiales más de 30.000 alumnos y cuenta con una comunidad académica compuesta por “un elenco de profesores de reconocido prestigio e innegable honorabilidad, que aplican con rigor y seriedad las directrices dadas por la Universidad Complutense en materia académica, como corresponde a la excelencia universitaria por la que es conocido este centro”.

Asegura que es “falso que algún alumno haya podido aprobar sin examinarse”

“Es por ello que negamos de forma tajante que se haya dado un trato preferente o de favor a ningún alumno”, han señalado, para añadir que también es “rotundamente falso” que alguien pueda haber “disfrutado de convalidaciones extraoficiales” en el centro, “dado que en el CES Cardenal Cisneros todas las convalidaciones han de ser aprobadas por la comisión de convalidaciones de la Universidad Complutense”.

Es, asimismo, “falso que algún alumno haya podido aprobar sin examinarse, ya que los mecanismos de control que dan veracidad a la calificación del examen pasan por una Junta de Evaluación, siempre presidida por el delegado del rector de la Universidad Complutense, tanto en la convocatoria de junio como en la de septiembre”, han añadido.

En este sentido, han destacado que se trata de un “órgano garantista de los resultados académicos, donde el profesorado de cada división certifica y valora la trayectoria de cada uno de sus alumnos y da fe de las calificaciones para el cierre de actas, las cuales quedan en poder de cada facultad correspondiente de la Universidad Complutense”.

Por otro lado, el Cardenal Cisneros precisa recordar que, “periódicamente se somete al control de la Aneca, un organismo autónomo para la evaluación de la calidad y la acreditación de la enseñanza universitaria, y cuya transparencia avala la calidad de los métodos de enseñanza empleados en el centro, que cumplen con creces todos los requisitos exigidos”.

Por último, el CES Cardenal Cisneros lamenta que ha sido “absolutamente ajeno” a la información publicada y que “en ningún caso, se ha puesto en contacto con portavoz alguno ni personal directivo” del Cardenal Cisneros para contrastarlo.