El ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha querido trasladar al nuevo presidente de la Generalitat, Quin Torra, la disponibilidad del Ejecutivo al diálogo, pero siempre dentro de la ley. Tras manifestar que debería ser innecesario hacer dicha acotación, “pues no hay más diálogo que el que se hace dentro de la ley”, ha explicado la voluntad de Mariano Rajoy de “abrir una nueva etapa política” tras el “fracaso” del desafío independentista.

“Este Gobierno está a favor del diálogo, sin fecha de caducidad y dentro de la ley”, ha insistido el ministro portavoz, que ha adelantado que Moncloa no va a alentar “una escalada de confrontaciones porque aleja la solución de los problemas”, todo ello un día antes de que Torra impusiera unas condiciones leoninas al Gobierno central para su acto de toma de posesión, que se hizo finalmente sin la bandera de España, sin prometer ni  jurar la Constitución y sin presencia de nadie del Ejecutivo.

No fue un buen arranque del nuevo presidente a juicio del Gobierno. Se trató de una toma de posesión degradada, “aunque no es óbice para abrir una nueva etapa”. Esquivo se ha mostrado a la hora de responder al interrogante de porqué el acto fue organizado por Torra y no por el ejecugtivo central, que era a quien le correspondía en aplicación del artículo 155 de la Constitucion.

Consejeros encarcelados

Interrogado sobre si se va a dar el escenario de futuros consejeros de la Generalitat encarcelados, con  tomas de posesión no presenciales, ha matizado que le corresponde al juez “si les autoriza a salir”. Pero, como argumento general, defiende que “un consejero o ministro no puede ejercer sus funciones si está en prisión.  Factualmente no es posible”. Ha insistido en que debe haber un gobierno real y viable paa apelar al sentido común. Otra cosa es que Torra insista al respecto, a lo que ha anunciado que el Gobierno “actuará, si se hace”.

Respecto a la propuesta del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de regular las tomas de posesión, ha expresado la disponibilidad del ejecutivo a regularlo con rango de Ley ante la ausencia de una disposición normativa  que reconozca una única fórmula legal en toda España con una casuística muy grande.

No hay fecha, de momento, para un hipotético encuentro de Mariano Rajoy con Quim Torra, quien ha expresado su deseo de entrevistarse con el presidente del Gobierno. Las palabras de Méndez de Vigo sirven a modo de advertencia respecto al que puede ser el contenido de dicha cita, de producirse.

“El Le Pen de la política española”

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha asegurado hoy que el nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, “no es ni más ni menos que el Le Pen de la política española”, pues en su representación política se materializa “la xenofobia y el racismo”.

A su juicio, Quim Torra “representa todo lo contrario a los valores constitucionales e incluso europeos”, que tienen que ver “con la solidaridad, con el respeto a la ley y con la integración y no la exclusión en función de caracteres etnicistas” como plantea el nuevo presidente catalán en sus escritos. Por ese motivo, Sánchez ha anunciado que “la izquierda de gobierno” y la “socialdemocracia” que representa el PSOE “va a estar enfrente de él”, en defensa de la “igualdad de derechos y libertades”.