La corriente anticapitalista de Podemos es la única que cuestiona públicamente la decisión unilateral de Pablo Iglesias y de Irene Montero de someter a consulta a sus bases para blindar su liderazgo tras la polémica compra de un chalet de lujo por valor de 660.000 euros en la sierra de Madrid. El secretario general de Podemos y su portavoz parlamentaria anunciaron este sábado un plebisciscito sobre su continuidad después del debate sobre la coherencia discursiva de los dirigentes tras la operación inmobiliaria. La cúpula oficialista de Podemos ha cerrado filas en torno a la pareja y las muestras públicas de apoyo se han mulitiplicado en las últimas horas. No ha hecho así el líder de la corriente Anticapitalista, Miguel Urbán, que considera la consulta «innecesaria». En el mismo sentido, Lorena Ruiz-Huerta, portavoz del grupo parlamentaria de Podemos en la Asamblea de Madrid, ha asegurado que es algo «peligroso» y ha pedido que se retire dicha votación.

«A las bases se les obliga a tomar un a decisión y eso provoca el riesgo de que no se permita la critica interna», ha señalado Ruiz Huerta sobre la consulta, que comenzará este martes 22 de mayo y culminará este domingo 27. En declaraciones a La Sexta, la dirigente madrileña ha señalado que «esta decisión -la compra- es de ellos dos, de su vida privada y es un error trasladarlo a una decisión del partido». «Confío en que estén a tiempo de retirarla», ha pedido. También se ha referido a las declaraciones del alcalde de Cádiz, José María González Kichi, que defendió su «pisito de currante» tras la polémica. «No son ni Kichi ni Iglesias los que deciden como hay que vivir pero que se consulte sobre una decisión personal es peligroso», ha añadido.

En esa misma línea, el secretario de Comunicación de Podemos en Andalucía, Pablo Pérez, ha afirmado sentirse más representado por «la coherencia» de Kichi y ha criticado que Iglesias y Montero «no valoraron bien el impacto» que podía tener en la opinión pública la adquisición del chalé.

Urban critica que no haya consultas de este tipo sobre otros asuntos, como el programa

Urban, a su llegada a un acto en Oviedo, también ha considerado «innecesaria» la votación, puesto que a su juicio no hay ningún cambio en el código ético de Podemos «que justifique esta consulta». «Me hubieran gustado más ver consultas sobre programas que consultas de este tipo», ha manifestado el europarlamentario, que no ha querido valorar lo que le parece la compra de la casa.

Por su parte, el secretario general de Podemos Asturias, Daniel Ripa ha ido más lejos y ha manifestado su opinión sobre la polémica compra asegurando que «no le gusta y le ha dolido».Ripa, que ha participado en la concentración convocada por los sindicatos para reclamar subida de los salarios, ha manifestado que «ni pretende ni quiere decir lo que tienen que hacer las personas y él sólo explica lo que hace él y lo que hace Podemos en Asturias». En este sentido ha destacado que en el Principado la formación «tiene un código ético mucho más estricto que en el Estado».

Los anticapitalistas abanderan el frente contra el plebiscito en Podemos: «Es peligroso»

«En mi caso cobro 12 pagas de 1.965 euros, he donado 40.000 euros desde el inicio de la legislatura, vivo en un piso de alquiler en el barrio de Pumarín que me cuesta 300 euros y ese dinero fluye a proyectos sociales. Queremos dar el mensaje de que de la crisis y la precariedad que estamos sufriendo saldremos todos juntos, no saldremos primero unos y luego otros, ese es el compromiso que yo asumo y que no espero que los demás lo hagas, pero lo considero la forma en la que yo veo que hay que actuar», ha dicho.

En todo caso, Daniel Ripa ha criticado la «intolerable persecución que están viviendo Pablo Iglesias e Irene Montero, con la mayor campaña de acoso y derribo de la democracia». Una persecución que va «desde el hospital hasta su domicilio y hasta cualquier aspecto de su vida privada», algo que no se ha visto anteriormente y que considera «peligroso a nivel democrático».

Respecto a la decisión secretario general y la portavoz han hecho es poner sus cargos a disposición de la militancia mediante una consulta a las bases sobre su continuidad, Ripa tampoco se ha mostrado muy favorable. «Creo que no hablar de precariedad, de corrupción y de otras cosas y que hablemos de la decisión privada y personal de nuestros dirigentes creo que es peligroso y no es bueno. No es algo de lo que tendríamos que estar debatiendo esta semana», ha dicho.

«No cuadra con os principios fundacionales» de Podemos

El portavoz de Podemos en el Parlamento de Navarra, Carlos Couso, afín a la corriente anticapitalista, también ha considerado que la compra del chalé por parte de Pablo Iglesias e Irene Monterno «denota cierta mentalidad pequeño burguesa que no cuadra con los principios fundacionales» del partido y ha reclamado que se anule la consulta que han convocado para preguntar a las bases si deben dimitir.

Ha remarcado, además, que si finalmente decide participar en la consulta, votará «claramente» que no sigan en sus puestos y ha considerado que de un tiempo a esta parte el partido «parece que va de desastre en desastre, hasta la derrota final». Couso, uno de los parlamentarios afines a la ex secretaria general de Podemos Navarra, expulsada del partido, ha afirmado, en declaraciones a los periodistas, que no le «sorprende» la adquisición de esta vivienda por parte de los líderes de la formación morada y ha recordado que cuando realizaron el cambio de portavocía en la Cámara foral ya dijeron que «había unas cuantas cosas que no nos cuadraban».

En este sentido, ha incidido en que la compra del chalé constata una «mentalidad pequeño burguesa» que, según ha dicho, «igual es la misma que se ha empleado para despedir trabajadores con la reforma laboral de Mariano Rajoy» o para «quitarse del medio a personas que incomodaban al sector oficialista».