El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha sido uno de los primeros políticos en reaccionar a la sentencia de Gürtel dada a conocer este jueves y que incluye al Partido Popular como partícipe a título lucrativo. Rivera ha subrayado que ésta es la primera vez en democracia que un partido que gobierna es condenado por corrupción, lo que, a su juicio, coloca al país en «una situación complicada» y que tendrá que ser valorada dentro de su propio partido.

Dada la gravedad del asunto, el líder de la formación naranja ha avanzado que Ciudadanos evaluará en la próxima reunión de su Ejecutiva Nacional, que se celebrará el próximo 11 de junio, lo que pasará en lo que resta de legislatura porque esta condena, según ha insistido, marca «un antes y un después» en la relación del Gobierno con la oposición y, en particular, con Ciudadanos, ya que es su socio de investidura y habida cuenta de la mala relación que se ha ido acentuando en los últimos meses. «Esto trastoca todos los plantes de la legislatura», ha subrayado Rivera, quien no ha especificado en qué podría traducirse ese cambio en la relación con el Gobierno.

El temor de Rivera viene por lo que pueda desencadenar esta situación también en Cataluña, donde los secesionistas pueden aprovecharse de la condena del partido de Gobierno. «No podemos permitir que los que quieren romper este país saquen ventaja de la corrupción del PP», ha reiterado. Esta situación, a su juicio, les debilita frente al desafío separatista ya que «los españoles se merecen un gobierno fuerte, un gobierno limpio y que los proteja del populismo y del nacionalismo», ha añadido.

Por este motivo, ha insistido en la necesidad de evaluar la situación dentro de la Ejecutiva con el foco puesto en Cataluña. Haciendo referencia a la aplicación del 155 aprobado por el Gobierno, ha señalado que «la Constitución hay que defenderla con las manos limpias, no podemos tener un gobierno en jaque, debilitado y condicionado» ya que esto supondría que el separatismo lo utilizará «para poner en jaque la unidad de los españoles».

Si bien ha recalcado la gravedad de la situación, ha querido desmarcarla de los Presupuestos. Y es que precisamente esta sentencia y la implicación del PP se ha dado a conocer sólo un día después de que el Congreso aprobara los Presupuestos Generales del Estado con el apoyo de Ciudadanos, entre otros partido. No obstante, Rivera no ha querido mezclar ambas cuestiones y ha defendido que las cuentas debían aprobarse igualmente dado que éstos son «unos buenos Presupuestos para los españoles y esta noticia no puede afectarlos».