«Hemos conseguido lo que queríamos». Antes de conocer oficialmente el nombre del sustituto de Cristina Cifuentes como presidente de la Comunidad de Madrid, Albert Rivera salía triunfalista en rueda de prensa. «La trama corrupta de la Universidad ya no esta en la Presidencia», explicaba, gracias «a la determinación y responsabilidad» de Ciudadanos.

Una vez que se ha conocido la elección de Ángel Garrido, Rivera ha mostrado su apoyo al candidato a la investidura elegido por el PP, adviertiendo de que será un presidente «interino» hasta que los madrileños elijan un nuevo Gobierno en las autonómicas de mayo. «Como en Murcia, hemos conseguido que la presidenta se vaya y que tengan que nombrar un presidente limpio», se ha congratulado.

El presidente de Ciudadanos ha insistido en que su partido ofrece «estabilidad» institucional en la Comunidad, pero dejando claro que «la legislatura está agotada, porque ya se ha aprobado el presupuesto y las principales leyes». «Estoy satisfecho de conseguir lo que no ha logrado el PSOE ni Podemos: cambiar la Presidencia. Nos veremos en las urnas y allí escogerán los madrileños un nuevo Gobierno alejado del debate de salón y de despacho», ha asegurado.

Tras el caso del máster de Cifuentes, Rivera ha anunciado una proposición de ley por la transparencia en la Universidad para evitar que la corrupción llegue a esta institución educativa, combatiendo la endogamia a través de prácticas de buen gobierno.

Ciudadanos, «comparsa del PP»

Por su parte, el PSOE ha arremetido contra el apoyo de Ciudadanos al candidato del PP. «Garrido es más de lo mismo. Y es precisamente lo que Madrid no se puede permitir”. “Forma parte de la misma operación de la ex presidenta”, ha lamentado el secretario de Organización, José Luis Ábalos.

«Será en cualquier caso un candidato del PP, no el que fue sometido al juicio de los ciudadanos en las elecciones», ha advertido el dirigente socialista, que se ha preguntado «qué necesita Ciudadanos para dejar de ser comparsa del PP». «El único requisito que le han pedido al nuevo presidente de la Comunidad es que sea del PP», ha reprochado, recordando que el candidato socialista a la investidura, Ángel Gabilondo, obtuvo 1,4 millones de votos en las elecciones de 2015.

Un «año perdido»

El aspirante a liderar la lista de Podemos a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, ha asegurado que «un año ganado para el PP es un año perdido para los madrileños». Así lo ha expresado a través de la red social Twitter tras conocer que el Partido Popular ha optado por el actual presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, para que sea el candidato a la investidura y siga al frente del Gobierno de la región hasta las elecciones autonómicas de 2019.

Errejón ha señalado que «Ángel Garrido lleva siendo la mano derecha de Cifuentes desde hace más de quince años», y el líder de Ciudadanos, Albert «Rivera firma lo que le pongan por delante». «Madrid exigía regeneración, esto no llega ni a maquillaje. Un año ganado para el PP es un año perdido para los madrileños», ha destacado el diputado nacional de Podemos.